Imprimir

Una cuaresma en tiempo de coronavirus

on 19 Mar, 2020
0
0
0
s2sdefault

LA VIE, publicado 13/03/2020, Sr. Anne Lécu (http://www.lavie.fr/debats/idees/un-careme-au-temps-du-coronavirus-13-03-2020-104667_679.php).- Monja dominica y doctora de prisiones, Anne Lécu llama a los cristianos a ser "legitimistas" y a aplicar decisiones sanitarias sin ánimo de lucro, en nombre del bien común. Pero también ofrece meditación profunda para momentos de soledad y silencio.

Son las 9 p.m., el nivel 2 del plan blanco de mi hospital acaba de activarse, lo que significa que debo estar lista para ser llamada si es necesario, y La Vie me pide que piense en el coronavirus desde mi doble experiencia de doctora y monja. Mi primera reacción a esta solicitud es bastante simple: no tengo mucho que decir, excepto que tenemos que ser legitimistas. Hacer lo que se nos pide es posiblemente el mejor servicio que podemos hacer el uno al otro, en nombre del bien común. No tengo competencia para decir si cerramos las escuelas demasiado temprano o demasiado tarde, si somos demasiado flexibles o demasiado rígidos, y creo que esa no es la materia en este momento. Ahora no es el momento de preguntarse si confiamos en nuestras autoridades o no, debemos actuar juntos en la misma dirección.

Esto es cierto en la cárcel. Esto es cierto en la Iglesia. Solo sé que por nada del mundo no quisiera estar en el lugar de aquellos que tienen que tomar este tipo de decisión. Ser fiel a Cristo, dondequiera que estemos, es unirnos en todo lo que distorsiona y daña elcuerpo social, la desconfianza, la arrogancia, el cinismo, las mentiras, la cobardía y la división.

Ahora no es el momento de preguntarse si confiamos en nuestras autoridades o no, debemos actuar juntos en la misma dirección.

Además, esto se une a una actitud espiritual que es completamente banal: es cuando no hay razón para creer que la fe es fe, porque despojado de todo lo que no es, entonces es una decisión "Quiero creer", dijo Teresa de Lisieux. Lo que está a mi alcance es decidir confiar en las autoridades, o al menos obedecerlas. Siempre habrá tiempo, una vez que termine el tornado, para revisar nuestras decisiones para comprender mejor las que han sido útiles y las que han sido perjudiciales.

Mis colegas médicos en prisión, y especialmente los jefes del servicio, han estado activos durante varios días en un intento de anticipar lo mejor posible algo que solo es difícil de predecir. El sistema penitenciario italiano probablemente no se superponga por completo al francés con una mayor proporción de espacio común que el que no tenemos en los centros de detención. Así que todavía no sabemos cómo vamos a capear la tormenta. Pero el hecho de que el 15% de las personas infectadas parece requerir atención hospitalaria, y el 5% de la terapia intensiva, no nos tranquiliza. La población criminal de Fleury Mérogis es de más de 4.000 reclusos, ciertamente más jóvenes que la población general. ¿Podremos hospitalizar a todos los que necesitan ser hospitalizados?

Lo que extrañaré durante este tiempo de Cuaresma no es ante todo la comunión en el cuerpo de Cristo, sino la reunión eclesial.

En el plano eclesial, admito que aprecio las reacciones de los responsables que asumen su parte y aceptan que la vida litúrgica de su diócesis se pone patas arriba, especialmente con el cierre de iglesias, en nombre de este mismo legitimismo. Ahora depende de nosotros encontrar significado en todo esto.

Me doy cuenta de lo mucho que extrañaré durante este tiempo de Cuaresma no es, ante todo, la comunión en el cuerpo de Cristo, sino la reunión eclesial, en la que juntos nos comunicamos en el cuerpo de Cristo. El aislamiento impuesto nos hace darnos cuenta de que la Iglesia es una comunión, y creo que la ocasión es favorable para pensar en todos aquellos que normalmente están lejos de la comunión, porque están enfermos y aislados, porque vivir en las profundidades de la Amazonía, o porque la disciplina de la Iglesia requiere que no se comuniquen.

Nuestra soledad impuesta en tiempos de Cuaresma, y probablemente incluso para la Pascua, nos obliga a darnos cuenta de que no somos cristianos para nosotros, sino para otros, para el mundo. Cuando celebramos la Eucaristía, cuando comulgamos enel cuerpo entregado de Cristo, lo hacemos para aquellos que no están allí, porque el cuerpo del Señor es entregado por la multitud. Entonces, ahora confinados, tenemos que creer que estamos asociados con este misterio, con aquellos que pueden celebrarlo, porque lo están celebrando por nosotros.

Hay otro punto de unión entre mis dos "mundos": los cuidadores darán su tiempo, su fatiga, a los demás. Depende de cada uno de nosotros, en este momento diferente, encontrar lo que podemos hacer "por" el otro, al estar atentos a los mayores, los más aislados. Esto es una vida eucarística: cuidar al otro, porque su existencia es un regalo.

Nuestra soledad impuesta en tiempos de Cuaresma nos obliga a darnos cuenta de que no somos cristianos para nosotros, sino para los demás.

El año pasado, nos sentimos abrumados por el descubrimiento de la escala de los delitos sexuales en nuestra Iglesia. Acabamos de comenzar la Cuaresma en el estupor del control ejercido por Jean Vanier sobre las mujeres en situaciones de sujeción espiritual... Durante el año pasado, esperaba que mi Iglesia dejara de agregar infelicidad a la infelicidad al hablar cuando debería estar en silencio y al guardar silencio cuando debería estar hablando. En cierto modo, a través de esta epidemia de coronavirus, se nos da la oportunidad de guardar silencio.

Tomemos el tiempo para leer la Biblia, escuchar la palabra de Dios y compartirla con nuestros seres queridos cuando sea posible. Tomemos el tiempo para sentarnos y orar, por aquellos que no pueden, por los enfermos, por este mundo molesto y perturbador. Humildemente. Por aquellos que deberán permanecer despiertos por la noche. Por los pobres que no tienen una casa donde confinarse, por los extranjeros que no tienen un país…, por las víctimas de la trata de personas más sórdida, por todos los que abandonaron nuestras asambleas desesperados, pero también por los malvados, por los ladrones, con quienes el Cristo crucificado quería estar cerca hasta confundirse con ellos. Él tiene en sus dos brazos abiertos la humanidad dispersa que somos. Tómese el tiempo para pararse allí al pie de la cruz de Cristo, como dijo Pierre Claverie. Porque, agregó, todo lo demás es simplemente no querer ver la realidad.

La Iglesia está equivocada si...

"Si la Iglesia no está en la escena de la división de la humanidad, ¿qué está haciendo? Jesús coloca a su Iglesia en estas líneas divisorias, sin armas, sin voluntad ni medios de poder. El lugar de la Iglesia está en todas las líneas divisorias, entre los bloques humanos y dentro de cada ser humano, donde haya heridas, exclusiones, marginación. [...] ¿Dónde estaría la Iglesia de Jesucristo mismo, Cuerpo de Cristo, si no estuviera allí primero, al pie de la cruz? Creo que ella muere por no estar lo suficientemente cerca de la Cruz de su Señor. Por paradójico que pueda parecer, como lo muestra claramente San Pablo, su fuerza, su vitalidad, su esperanza y su fecundidad provienen de allí. No en otra parte, ni de otra manera. Todo, todo lo demás no es más que polvo en los ojos, ilusión mundana. Se engaña a sí mismo y engaña al mundo cuando se erige como un poder entre otros, como una organización humanitaria o incluso como un gran movimiento evangélico de espectáculo. Puede brillar, no brilla con el fuego del amor 'fuerte como la muerte', como dice el Cantar de los Cantares. Porque se trata de amar aquí, amar primero y solo amar. Una pasión que Jesús vivió, nos dio a probar y nos allanó el camino: 'No hay mayor amor que dar la vida por los amigos?'" (Pierre Claverie, (1938-1996), obispo de Orán. Extracto de su última homilía pronunciada en Francia, publicada en La Vie spirituelle n ° 721, diciembre de 1996).