Imprimir

Covid-19: Algunas informaciones desde la Congregación

on 25 Mar, 2020
0
0
0
s2sdefault

25/03/2020, De varias estructuras.- La realidad que estamos viviendo a nivel mundial nos hace sentir la necesidad de comunicarnos y mantenernos informadas para unirnos en la oración por el sufrimiento que está atravesando el mundo y la Iglesia.

Situación Covid-19 a 25 de marzoSituación Covid-19 a 25 de marzo

En Francia

23 de marzo: El virus está presente en el territorio nacional, y especialmente, hay varios focos de contagio. Actualmente estamos en la fase 3 del plan de acción del Gobierno para prevenir y limitar la circulación del virus. Desde el 24 de enero de 2020, Francia ha tenido 16.018 casos confirmados de Coronavirus COVID-19. 674 personas han muerto desde el comienzo de la epidemia. 

En Inglaterra

21 de marzo: El gobierno británico ha decidido finalmente cerrar las escuelas y restaurantes este viernes 20 de marzo. Las tiendas y los museos siguen el mismo camino, mientras que la ciudad se prepara para el confinamiento no obligatorio defendido por Boris Johnson. 

En Israel

19 de marzo: El primer ministro israelí Benjamín Netanyahu anunció el jueves un endurecimiento de las medidas en vigor en el país frente al brote de coronavirus, encargando a la policía de hacer cumplir el confinamiento domiciliario de la población. El Ministerio de Salud de Israel informó de 573 casos confirmados de infección por coronavirus. Se notificaron 47 casos entre los residentes palestinos de CisjordaniaPor el momento no hay casos ni sospechas; como tampoco entre los colaboradores y empleados de las comunidades y obras. Se respetan las instrucciones: confinamiento, tanto en el interior como en el exterior: nada de visitas de personas del exterior, por lo tanto, no hay misa, medidas estrictas de higiene, etc.

Desde España

23 de marzo: Queremos hacerles llegar nuestro agradecimiento por todas las muestras de cariño e interés que estamos recibiendo dada la situación mundial generada por el Covid-19 y que está afectando gravemente a España. La situación es de confinamiento, aunque funcionan los servicios esenciales. Además, se necesita una declaración firmada de un documento oficial, para las salidas. Lo que se intenta con este control es frenar, detener, la cadena del virus, ya que cuanta más socialización exista más contagio provocamos.

En España se decretó el estado de alarma el pasado día 13 de marzo para dos semanas, y desde el 23 de marzo este estado de alarma se alargará dos semanas más debido al aumento de infecciones. Las hermanas, por el momento, estamos bien, pero todas hemos tenido que dejar nuestras obras, misiones y trabajos igual que la mayoría de los ciudadanos, aunque se están asegurando las clases de colegios y universidades de manera virtual. Una nueva forma que de seguro cambiará muchos parámetros de futuro.

La oración se ha incrementado, celebración de la Palabra, exposición del Santísimo… sustituyen a la misa diaria que sólo puede seguirse online o por radio y televisión. Llama la atención la cantidad de sacerdotes, religiosos y religiosas que están emitiendo por internet Eucaristías y oraciones de diversa índole que se pueden seguir en directo o en diferido.

Reiteramos nuestro agradecimiento a todas las hermanas y personas conocidas que hacen llegar su cariño. Nos unimos a la oración de todas las estructuras, porque todas estamos sufriendo esta invasión del virus. Pongamos en manos de Dios nuestras inquietudes y nuestra realidad, que Él nos dé la serenidad y paz que necesitamos en estos momentos de dificultad. Y para ello, nos unimos con la oración del Papa Francisco.

Desde los Estados Unidos

23 de marzo: Queridas hermanas, les enviamos esta breve nota para informarles cómo nos va en la Viceprovincia de EE.UU. con respecto al virus Covid-19. Dondequiera que estemos, estamos tomando las precauciones necesarias. Todas nuestras Hermanas, incluyendo las de Texas, Washington, D.C., están bien y ninguna de ellas ha contraído el virus. En Dighton, tenemos una Hermana en cuarentena como precaución, debido a problemas de salud respiratoria. En Honduras, las hermanas están bien y siguen las instrucciones de permanecer en casa.

Las escuelas y universidades están cerradas y muchas tiendas también. Así como las iglesias, por lo que no hay misas dominicales o diarias. En la Casa Viceprovincial, hemos tenido la suerte de tener un sacerdote que viene a celebrar la misa todos los días. Todas las reuniones públicas han sido canceladas. En la Casa del Rosario en Washington, D.C., las estudiantes que han podido se han ido a su casa, ya que las clases han sido canceladas y las demás permanecen en la residencia. En general, nos va bien. La gente está siguiendo las precauciones recomendadas. 

Desde la India

23 de marzo: Es muy triste escuchar la noticia en todo el mundo de la propagación de COVID 19. Nuestro país, la India, también está afectado, y cada día hay nuevos casos, pero nosotras, las hermanas de todas las comunidades, estamos a salvo. Todo está cerrado y vivimos en un claustro donde no hay Eucaristía. Todas las instituciones educativas del país están cerradas. Las hermanas enfermeras que trabajan en otras instituciones y en dos dispensarios, en Dhulkot y Dalmadi tienen que salir a responder por la misión, pero están siguiendo las medidas de seguridad con la mayor diligencia posible y las otras que están en la casa también.

Debido al cierre, estamos en la casa, así que estamos tomando más tiempo para rezar, especialmente recitando el Rosario y participando en la Sagrada Eucaristía a través de los medios de comunicación. Pueden estar seguras que todas las hermanas de la Provincia tomaremos las precauciones necesarias para nuestra propia seguridad y la de los demás a los que servimos directamente. Saludos y Oraciones.

Desde Italia

23 de marzo.- Las hermanas en Roma estamos bien, siguiendo las medidas de seguridad promulgadas por el gobierno y el Vicariato general de la diócesis de Roma. Agradecemos su interés constante por nosotras y por toda la Congregación.

Vivamos este tiempo de fragilidad con esperanza y confianza, en unión con las Congregaciones y Diócesis que han perdido a algunos de sus miembros y con todas las personas que, en todo el mundo, están sufriendo las consecuencias de esta pandemia, especialmente los más pobres.