Imprimir

Visita canónica del gobierno general a Bogotá

on 09 Jul, 2017
0
0
0
s2sdefault

Bogotá (Colombia), 09/07/2017, Hnas. de la provincia de Bogotá.- "La visita canónica es camino de vida, es un tiempo de escucha, diálogo, conocimiento, comunión y de búsqueda conjunta, tarea que no es nada fácil, pero estamos seguras de que el Señor, está con nosotras. Es el momento en que la historia, el proyecto de comunidad y de la Provincia nos une a la Congregación en el mundo, para compartir la vida y la esperanza. La Congregación existe donde cada hermana y cada comunidad aporta desde su experiencia espiritual".

Click en las flechas para avanzarClick en las flechas para avanzar

En estas palabras de Hna. Maria Escayola Coris, superiora general, se puede resumir lo que ha significado el paso del consejo general, del 27 de mayo al 28 de junio 2017, por la provincia, por cada comunidad y cada hermana. Este paso lleno de fraternidad y alegría ha iluminado toda la provincia, a cada una de las comunidades cercanas o lejanas, visitadas por las hermanas del consejo general. ¡Cuánta bondad, cercanía, espiritualidad y alegría derrochada! Junto a las exigencias que la vida religiosa nos plantea en el hoy de la historia y de la Congregación.

Tres momentos marcaron especialmente este acontecimiento que es gracia para la provincia y que ha despertado nuestras rutinas y animado nuestros esfuerzos. En la apertura a la visita canónica, la provincia, en un acto cálido y sencillo, expresó como estábamos dispuestas con transparencia y verdad, no sólo a abrir las puertas de nuestras comunidades locales sino las de nuestra inteligencia, corazón y voluntad para acoger sus orientaciones, las advertencias y los estímulos, para que la vivencia de nuestro Carisma fundacional pueda responder con autenticidad y coraje a los llamados de la Palabra de Dios.

Hna. Fanny Yolanda Barrantes Muñoz, superiora provincial, presentó el saludo de bienvenida al gobierno general, en el que hizo alusión a la llegada de nuestra primeras hermanas a Colombia como hecho trascendental, y el proceso de la reorganización del mapa misionero que está viviendo la provincia de Bogotá. Las flores entregadas por las mayores y menores de nuestras hermanas, el saludo de la más veterana, Hna. Danielita, la fiesta, los coros, la danza folclórica de los pequeños del Colegio del Centro fueron la expresión de nuestra alegría y disponibilidad. Este acto seguido por las palabras siempre profundas de Hna. Maria Escayola que se constituirían en objeto de nuestra reflexión y la celebración Eucarística fueron el culmen de nuestra acogida y acción de gracias.

En días siguientes se realizaron las visitas de las consejeras a las comunidades que dejaron en ellas profundas huellas por su sinceridad, cercanía y espíritu fraterno. En la asamblea abierta del 25 de junio, Hna. Maria Escayola realizó una maravillosa síntesis de algunas de las principales líneas de acción que nos presenta el 54° Capítulo General y dejó a la provincia un mensaje que ha de ser reflexionado y llevado a la práctica al que Hna. Fanny Yolanda Barrantes respondió evocando las palabras del profeta Isaías “que como tierra bien dispuesta y con la fuerza del Espíritu, las semillas de la Caridad deseada buscada y construida dará sus frutos de alegría contagiosa y de superación armoniosa en toda convivencia humana, la audacia misionera irá dando paso en la manera de pensar y de actuar”. Agradeció a Hna. Maria Escayola Coris: "La provincia, con las orientaciones de la visita canónica, ha tomado nuevo impulso, pues se han precisado los aspectos más relevantes al consejo general, por el mensaje de esperanza cristiana sembrado en nuestra provincia". Un gracias final tuvo lugar el 30 de junio con un acto llamado “La Hora de Dios”, un momento de agradecimiento, de nostalgia, sencillo pero lleno de afecto y gratitud.