Imprimir

Formación

Un reto inaplazable

“Este tipo de formación (internacional, interprovincial e intercultural) comporta en sí misma una riqueza: el reconocimiento y la confianza mutuas, la capacidad de acompañamiento, el aprendizaje del discernimiento, la práctica de las relaciones mutuas interculturales” (Cfr. Informe sobre la vida de la Congregación 2014, pág. 61). 

“Ahora es el tiempo favorable…” Asumir la formación es un reto inaplazable para anunciar a Jesucristo desde el ejercicio de la Caridad, en la escucha atenta a la voluntad de Dios. En un mundo marcado por grandes cambios y contrastes, la formación es vital. Por lo tanto optamos por una formación que ponga los acentos en: 

 

Para vivir en fidelidad a nuestra vocación

La formación favorece la respuesta en fidelidad a la llamada de Dios y la fecundidad de nuestra vida consagrada al servicio de la Iglesia y su misión. Ella presenta un proceso de vida consagrada centrada en la persona de Cristo, que a lo largo de toda la vida, genera la conversión que conduce al crecimiento, síntesis y unificación de nuestro ser como Hermanas de la Caridad Dominicas de la Presentación.

Fuente: Documento del 54º Capítulo General - 2014


 

Llamadas por Dios a la vida, a la fe y al seguimiento radical de Cristo en la vida religiosa, apostólica, queremos responderle en fidelidad creadora según el Carisma de Marie Poussepin. En esta dinámica Llamada-Respuesta se inscribe la formación en la Congregación: proceso vital "hacia la plenitud de Cristo" que unifica progresivamente por la Palabra y la acción del Espíritu, nuestra realidad de mujer, cristiana, Hermana de la Caridad Dominica de la Presentación para conocer y anunciar a Jesucristo 

 Fuente: "Ratio Formationis"

Provincia de BogotáProvincia de Bogotá