La caridad creativa de Marie Poussepin. Encuentro con las aspirantes en África

on 03 Oct, 2020
Visto: 2292

Ouagadougou (África), 03/10/2020, Hna. Blandine Kiendrebeogo y Hna. Pélagie Kabore.- Nos gustaría compartir con ustedes el tema de un encuentro con las aspirantes de la región de Ouagadougou en el mes de agosto. Este año, en la viceprovincia de África, el campamento para aspirantes se organizó por regiones. 

 

Introducción

Marie Poussepin, una mujer de su tiempo, nació en 1653 en una próspera ciudad llamada Dourdan en Francia. Recibió una buena educación básica en su familia. Sus dos padres eran cristianos fervientes. Su padre era el sacristán de la parroquia y su madre era tesorera de una obra de caridad de San Vicente de Paúl. Siguiendo los pasos de su madre, Marie Poussepin también se involucró en esta hermandad de caridad. Desde muy joven se dejó encarnar por la virtud teologal: la caridad. Recordemos que la familia fue para Marie Poussepin su primera escuela que la inició en el servicio de la caridad. Desde su infancia, como vemos, ha estado involucrada en este ministerio con su madre y se ha afirmado cada vez más en su servicio a los más pobres y enfermos. Su asidua meditación de la Palabra de Dios, la oración y la contemplación le permiten echar raíces en la fe y en el conocimiento de Dios.

En 1696, conmovida por la miseria y el sufrimiento de los habitantes de Sainville, dejó Dourdan, la próspera ciudad donde nació, para ir a vivir a este pueblo devastado por la epidemia, la ignorancia y la hambruna, por nombrar sólo algunos. Allí fundó una comunidad de la Tercera Orden de Santo Domingo, para la utilidad de la parroquia, el cuidado de los enfermos y la instrucción de la juventud.

Hna. BlandineHna. BlandineMuy pronto su congregación floreció y fue muy apreciada. Muchas jóvenes se unieron a ella en el seguimiento de Cristo. Su trabajo se extendió por todo el mundo (37 países) a través de la dedicación misionera de sus hermanas.

La caridad de Marie Poussepin

"La caridad debe ser el alma de la Congregación".

Toda la vida de Marie Poussepin era caridad, imitaba la vida que nuestro Señor Jesús llevó en la tierra. Como el buen samaritano, comprendió tan pronto que todo el Evangelio consistía en amar a Dios y al prójimo; un amor desinteresado e incondicional, que acoge a cada persona y se hace cercano más allá de toda diferencia cultural social o religiosa. Su servicio no excluye a nadie, pero los pobres tienen su preferencia y su solicitud: "no ames menos a los pobres que a los ricos", "ama primero lo que más necesitas". Durante toda su vida, su caridad fue sólo gratuita, fue también el secreto de su devoción, la fuerza de su apostolado y la razón de ser de su instituto y sus preocupaciones. Marie Poussepin se dio cuenta de que debía estar en la casa del Padre y ocuparse de sus obras. Lucas 2:49. Se había consagrado a Dios en lo más profundo de su corazón como María cuando fue presentada en el Templo.

Además de su compromiso apostólico, Marie Poussepin, con un espíritu de sabiduría como el de Salomón, supo discernir cómo transformar la industria y el comercio tradicionales de su ciudad natal. Sabía cómo combinar lo espiritual y lo temporal en una caridad efectiva (haciendo medias de seda).

Ya vemos en ella la imagen del apóstol social de la caridad, que, más allá de la obra a la que se dedica, trata de enderezar al hombre para la gloria de Dios. Esto es, en efecto, lo que la Iglesia pretende cuando se trata de trabajar (Doctrina Social de la Iglesia).

Su caridad tiene su fuente en el amor de Dios; se alimenta de la oración, el estudio y la contemplación de la Palabra, buscando sólo la gloria de Dios y el bien del prójimo; espera todo de Dios y todas sus acciones se realizan en un sincero deseo de agradar a Dios. La clave de su compasión está en su relación amorosa, amistad e intimidad con el Señor que la renueva y la anima a ayudar a su hermano necesitado y a llevarle su amor y su misericordia. Marie Poussepin permanece unida a Dios y por eso su predicación se convierte en una buena noticia para los pobres y enfermos de Sainville.

Hna. PélagieHna. PélagieEl amor de Dios practicado en las obras de misericordia, tanto espirituales como corporales hacia el prójimo, es la característica de su fisonomía espiritual. Esta caridad requiere ciertos valores y Marie Poussepin supo encarnarlos para convertirlos en rasgos familiares.

Rasgos de la familia

Marie Poussepin vivió este amor desinteresado e incondicional en el trabajo, la sencillez y la pobreza. Así, a través de su trabajo, Marie Poussepin atendió las necesidades de la familia tras la muerte de sus padres y las necesidades de su instituto. También a través del trabajo Marie P vino en ayuda de los pobres, los enfermos y los más desamparados. El trabajo revela para Marie Poussepin un aspecto muy importante en su vida. Marie Poussepin recomienda a sus hermanas hacer del trabajo un rasgo característico de la vida de la congregación. Para Marie Poussepin es a través del trabajo que sus hermanas lograrán el cumplimiento de la misión que se les ha confiado (aliviar la miseria de sus hermanos y hermanas y proveer a sus necesidades diarias).

Fue en la sencillez con que Marie Poussepin llevó a cabo su obra de caridad y esta sencillez se podía ver en todo lo que hacía y en su cercanía a los pobres y enfermos que era su preferencia. Su compasión, alimentada por su sencillez, la llevó a acoger a Marie Olivier, una pobre viuda anciana, en su habitación hasta su muerte. A partir de este acto, Marie Poussepin dejó un testimonio vivo de simplicidad y caridad a sus hermanas.

A pesar de la prosperidad de su ciudad natal, Marie Poussepin eligió desnudarse para ir a vivir al humilde pueblo de Sainville donde la miseria y la pobreza hacían estragos. Como Cristo que se hizo pobre asumiendo nuestra condición divina, Marie Poussepin eligió vivir pobremente al fin para enriquecer a sus hermanos y hermanas que estaban en la miseria y la ignorancia. Su deseo de vivir los consejos evangélicos en su totalidad la llevó a este despojo de todas sus posesiones en beneficio de los más pobres.

Por ello, Marie Poussepin recomienda a sus hermanas que consideren sus valores de trabajo, sencillez y pobreza como rasgos familiares.

Conclusión

Retenemos de Marie Poussepin que era una mujer dinámica, decidida y llena de caridad. Habiendo visto lo que era bueno y bello a los ojos de Dios, Marie Poussepin lo logró. Gracias a su devoción y a su vida totalmente entregada a Dios y a los hombres, su heroísmo fue reconocido en esta virtud de la caridad, tanto es así que en su Beatificación en 1994, la Iglesia la reconoció y la declaró "Apóstol Social de la Caridad".

1994- 2019, hace ya 25 años que Marie Poussepin se cuenta entre los beatos de la Iglesia. Es esta vida de santidad la que es objeto de nuestra acción de gracias a Dios en este año jubilar de su beatificación. Celebrar un año de gracia es expresar nuestra gratitud al Dios providente, que ha velado por su servidor y su trabajo desde su creación. Es también para nosotros una invitación a imitar a Marie Poussepin, el Apóstol Social de la Caridad, para tener una mirada renovada de misericordia hacia nuestro mundo en medio de nuevas crisis (violencia, inseguridad, la epidemia de covid 19).

Creemos que este compartir nos permitirá releer esta caridad creativa de nuestra madre fundadora, y expresar nuestra fe en nuestro entorno de vida, sea cual sea nuestro estado de vida.