Hna. Henriette Myriam: "La cultura de la proximidad y el encuentro"

on 07 Nov, 2020
Visto: 1658

DESCARGAR EN PDF: 

ES Sr. Henriette Myriam Descargar

Por HNA. HENRIETTE MYRIAM (LÍBANO).- Este tema es inmenso, como la vida de nuestra querida Fundadora. El 24 de enero de 1744, el Dueño de la Cosecha vino a buscar a su trabajadora: MARIE. Tenía 90 años. Había trabajado en silencio, sin contemplarse a sí misma, caminando según el punto de vista de Dios; simplemente, con el rosario en la mano fue sólo un instrumento de la Providencia. El tiempo del instrumento había terminado. Ella se había llamado a sí misma, "Hija inspirada por Dios para una OBRA DE LA PROVIDENCIA". La Providencia lo iba a sellar... de hecho lo hizo con el tiempo. "Sólo las obras de los Santos perduran" dijo, alguna vez, el Papa León XIII. "Esta no es mi obra". dijo Marie Poussepin, "es la obra de Dios".

Este tema: "Cultura de Proximidad y Encuentro" es inherente a otros temas: ¿Cómo vivir la misión ... sin la cultura de la cercanía y el encuentro? ¿Cómo vivir la justicia social, la no violencia y la paz, sin la cultura de la cercanía y el encuentro? (Y así igual con los otros temas)

¿Por qué deberíamos verlo de esta manera? Porque realmente está presente en el corazón, el espíritu, la vida de Marie Poussepin, desde su más tierna infancia, hasta su encuentro con Señor a quien tanto amó en los demás.

Dos verbos la caracterizan de manera especial: "ver" y "realizar". Estos dos verbos nos llevan a la primera palabra del tema: "Cultura".

La palabra "cultura", en el sentido que nos interesa precisamente, es un conjunto de hábitos, estilo de vida, conocimientos adquiridos, conjunto de estructuras a nivel social, religioso, intelectual, artístico.

Marie Poussepin nació y creció en una familia muy creyente, practicante, abierta a los demás y comprometida en la Parroquia; este es el ambiente que la impregnará por el resto de su vida.

La mirada de Marie Poussepin, llena de la Misericordia Divina, la impulsa a actuar para mejorar las duras condiciones de vida de muchos de sus conciudadanos, enfrentados a la miseria, la enfermedad, la violencia, la falta de educación (especialmente para las niñas) la injusticia social, los jóvenes abandonados a su suerte por falta de formación...

¿De dónde saca la Madre Marie Poussepin esta fuerza de caridad respetuosa del otro que la habitará hasta su último aliento?

"Conservad la presencia de Dios en todas vuestras acciones, habladle a menudo y a menudo renovad la intención de hacer todo para su gloria." (Marie Poussepin, Reglas generales). Aquí está su secreto, y con el rosario.

Marie se encontrará con la pobreza en la persona de Marie Olivier, a quien invitará a entrar en la habitación que su hermano le ha dado (es Cristo mismo a quien ella acogerá). Esta pobre señora, enferma con sólo un paquete por maleta, no se asustó por el lugar: sólo una cama, un baúl usado, una mesa y una silla, y ... algo para lavarse. Marie Poussepin le dio su cama y la cuidó hasta su muerte.

Este período querido por la Providencia le permitió madurar en su fe, confiando en Dios y en la Iglesia a la que obedecerá con paciencia antes de realizar su proyecto. Paciencia y humildad también, para adquirir las cartas patentes que el Rey de Francia, finalmente, firmó antes de dárselas, "en el año de gracia mil setecientos y setecientos veinticuatro, y de nuestro reino, el noveno." (Ver página 11 de las Reglas de Sainville)

Volvamos a Dourdan

Esto no es un paso atrás, porque el pasado construido es la base del presente para mirar al futuro con confianza en la Providencia. Marie Poussepin es un alma ardiente que no se detiene ante nada en sus proyectos al servicio de los otros y de la Parroquia: instruir a las jóvenes, enseñar el catecismo, curar a los enfermos, "con paciencia, respeto y dulzura", y mantener una casa.

La "vida de nuestra Fundadora se basa en la Palabra y los Sacramentos" en el Espíritu Santo y nos transfigura desde dentro si permanecemos en el estado de conversión continua. "Espiritualidad de la Congregación".

Desde Marie Poussepin, las Hermanas han mantenido su espíritu, su espiritualidad en educación, la salud, el servicio parroquial

Dourdan y la vida industrial que Marie Poussepin contribuirá a restaurar con máquinas para tejer medias de seda: la vida industrial la ha visto invertir en esta forma moderna de trabajar en esa época: innovadora en el aprendizaje, albergaba en su casa jóvenes para formarlos como seres humanos y cristianos. No sólo los alojó, los formó, sino que también les pagó una suma de dinero: "Apóstol Social de la Caridad" como la nombró el Santo Padre San Juan Pablo II el día de su Beatificación de 1994.

Marie Poussepin ocupa verdaderamente su lugar: 1) en la parroquia al ser parte de una organización benéfica de la que será presidenta cuando su madre muera y.., 2) en la ciudad de Dourdan, una ciudadana de peso y confianza, ya que había sacado el negocio familiar de la bancarrota, causado por los celos de un tercero... persona a la que perdonará, cuando el caso termine y el honor de su padre será reconocido y honrado. Pero, su padre regresó exhausto por la prueba del exilio. Marie continúa entrenando a su hermano como jefe de la empresa.

Aún en Dourdan, Marie conoció al joven padre François Mespolié, Dominico que será apodado "el misionero de la Beauce". Con este encuentro, ella entrará en la Tercera Orden, la espiritualidad dominicana. que corresponde a su propia expectativa interior. (Tomará el nombre de Sr. Marie Catherine).

Ella está satisfecha y, sin embargo, María está al acecho de las señales de la PROVIDENCIA.

En las diversas reuniones de la Cofradía y de la fraternidad, ella escucha hablar sobre la pobreza de la ciudad de Sainct Ville (ahora Sainville).

Marie se está preparando para partir, cuando sea el momento adecuado, pero, la Providencia toma su tiempo

Es la reunión con Marie Olivier, mencionada anteriormente: Marie Poussepin la acoge en la pobreza de su habitación y, Marie Olivier trae su paquete de miseria: ambas compartirán la vida cotidiana hasta la muerte de Marie Olivier (el 30 de abril de 1691). Es un período de aprendizaje de la vida de gran pobreza que quiso conocer nuestra Madre Fundadora.

El 15 de septiembre de 1695, a la edad de 38 años, Marie Poussepin se va, a pie, con su paquete y su rosario, que la acompañará durante los 17 Kilómetros que la separan de Sainville (Sainct Ville en ese momento).

Como Abraham dejando su país, María deja Dourdan donde nació, era conocida y amada por todos, debido a sus numerosos compromisos parroquiales, su conocimiento del mundo laboral (siendo una joven y eficiente empresaria) a través del trabajo, formadora de jóvenes abandonados, el aprendizaje del respeto por los demás, la dulzura, con la educación de la fe, para las jóvenes. a las que también instruirá para el servicio de salud y educación, y que, a su vez, se convertirán en formadoras de sus compañeras viviendo en extrema pobreza. 

María vivió la cultura de la cercanía y el encuentro a su manera, fue un período formativo "preparado por la Providencia" para la misión que la esperaba.

Por ahora, María camina a pie, en silencio y rezando el rosario, confiada, bajo la mirada de Dios. Dejémosla caminando en silencio:

"Conservad la presencia de Dios en todas vuestras acciones y, para hacerlo, habladle a menudo y a menudo hablad de Él, renovando la intención de hacer todo para su gloria.»

La cultura de la proximidad y el encuentro conduce necesariamente al desplazamiento que precederá y acompañará al movimiento físico:

Dejar su "yo" o su "mi" para ir al "él-ellos" o, a "ella-ellas"... en un entorno de vida diferente, con otros hábitos, requiere la apertura del corazón que es primordial y, para hacerlo, alimentarse de pensamientos positivos en una delicadeza interior para ajustarse a una nueva situación. No niego mi vida hasta hoy, pero, tengo que pensar que voy a entrar en el marco de otros que también tienen su sensibilidad y sus costumbres.

La actitud de acogida lo nuevo para mí es indispensable: si los primeros contactos tienen éxito: las puertas se abren. Si no, las puertas se cierran y, para reabrirlas, se necesita tiempo para ganar confianza.

En las situaciones de sufrimiento, mejorar sin herir, sin ofender a la persona que está en dificultad. (Lo mismo para un grupo); Nuestra Madre Fundadora insiste sobre la relación con el niño, el joven, el enfermo y aboga por el respeto, la dulzura, etc. y actuar con humildad.

Marie Poussepin, en Sainville, puso toda su experiencia, su fuerza interior alimentada por su fe sólida, enraizada en su relación con Cristo y en la Santa Virgen María, y en su infalible confianza en la Providencia. La gran simplicidad y la vida fraternal atraía a las jóvenes.

"A la muerte de Marie Poussepin, sus Hijas ya estaban repartidas en seis Diócesis de Francia y había dieciocho casas”. La Historia de la Congregación. 

Actualmente, las redes sociales son muy buenas, pero cuidado: nunca reemplazarán el contacto humano directo. (Muchas personas sufren por esto).

De la Encíclica "La Luz de la Fe" / No. 20/ Papa Francisco / “Cristo ha bajado a la tierra y ha resucitado de entre los muertos; con su encarnación y resurrección, el Hijo de Dios ha abrazado todo el camino del hombre y habita en nuestros corazones mediante el Espíritu santo. La fe sabe que Dios se ha hecho muy cercano a nosotros, que Cristo se nos ha dado como un gran don que nos transforma interiormente, que habita en nosotros, y así nos da la luz que ilumina el origen y el final de la vida, el arco completo del camino humano.” 

No. 22/ La fe tiene una configuración necesariamente eclesial, se confiesa dentro del cuerpo de Cristo, como comunión real de los creyentes. Desde este ámbito eclesial, abre al cristiano individual a todos los hombres. 

No. 35/ Dice san Ireneo de Lyon que Abrahán, antes de oír la voz de Dios, ya lo buscaba “ardientemente en su corazón”, y que “recorría todo el mundo, preguntándose dónde estaba Dios”, hasta que “Dios tuvo piedad de aquel que, por su cuenta, lo buscaba en el silencio”. Quien se pone en camino para practicar el bien se acerca a Dios, y ya es sostenido por él, porque es propio de la dinámica de la luz divina iluminar nuestros ojos cuando caminamos hacia la plenitud del amor.


Cito mis referencias y lecturas:
 
*De la Santa Sede: Homilía del sábado 1 de febrero de 2020 del Santo Padre Papa Francisco
*Encíclica del Papa Francisco: La luz de la fe
*Constituciones y Ordenaciones
*La espiritualidad de la Congregación
*Documento capitular 2019
* Reglamentos de Sainville
*Anexo Pluriculturalidad
 
LA OBRERA DE LA PROVIDENCIA en la que más me inspiré porque, en este libro, puedo sentir el corazón de nuestra Madre Fundadora latiendo y, toda la historia de la Congregación hasta Hoy para el Mañana, SE LEE EN TODAS LAS LÍNEAS DE ESTE LIBRO: CADA PALABRA RESPIRA EL PERFUME DE SU COMPASIÓN, SU SED DE SER LA OBRERA DE LA PROVIDENCIA: su lema supremo "DIOS SOLO".
Antes de dejar Dourdan Marie Poussepin quería experimentar la pobreza: con el encuentro de Marie Olivier, la vivirá de verdad. Saliendo de Dourdan, se fue a Sainville: la Providencia la esperaba (Mt 25, 31-40).
 
"Vio lo que era justo a los ojos de Dios y lo cumplió". 
"Conservad la presencia de Dios en todas vuestras acciones,
"Habladle a menudo, a menudo hablad de Él, y renovad la intención de todo para su gloria”.
"Particularmente sensible a la compasión de Santo Domingo y en respuesta a la llamada que sintió para ayudar a la gente de Sainville, en donde percibió la angustia, quiso fundar una "comunidad dominicana para el servicio de la caridad" AMÉN.