Desde Corea nos escriben

on 16 Jul, 2020
Visto: 1687

Catedral de Daehwa Dong, Diocesis de Uijeongbu (Corea del Sur), 16/07/2020, Seok Hyeong-su (Joachim).- En Corea del Sur el mes de mayo es llamado el mes de la familia. También tradicionalmente rezamos el rosario en casa durante este mes. 

Seok Hyeong-su (Joachim)Seok Hyeong-su (Joachim)

Una vida en la comprensión

En un momento en el que la propagación mundial de enfermedades infecciosas nos ha causado muchas limitaciones, por lo que la mayoría de nosotros, en el hogar valoramos el rosario aún más espiritual. Durante esta crisis, todo el mundo redescubrió y practicó la belleza de rezar el rosario en casa. Durante estas crisis de pandemia, toda mi familia, en los últimos meses reza el rosario todos los días, intercediendo por la protección de María nuestra Madre. A través del rezo del rosario, miramos el rostro de Cristo junto con el corazón de nuestra madre, la Virgen María. La Virgen María ha tejido las palabras de Dios en nuestros brazos y nos ha hablado de las maravillas de Dios en nuestra vida. Por eso le pedimos ayuda a la Santa Madre.

"Jesús tomó un niño, lo puso en el medio y lo abrazó y dijo a la gente, cualquiera que acepte a un niño como este en mi nombre me aceptará a mí. Y quien me acepte no me está aceptando a mí, sino a quien me envió". (Mc 9:36-37) Me gustaría presentarles esta palabra, en la vida de las hermanas que han venido de la India, lejos de Corea, para vivir una vida misionera. La presencia de las hermanas está celebrando sus 25 años aquí en Corea y recordando a la beata Marie Poussepin, su fundadora, por haber cumplido 25 años de su beatificación. Las hermanas en Corea en medio de las dificultades y conflictos lingüísticos y culturales se han arraigado. Yo también he estado asociado con las hermanas desde hace 15 años. Dirigen una guardería para niños y un hogar de estudiantes, y cuidan de las niñas. Experimento que las hermanas están compartiendo y viviendo la vida de Marie Poussepin, quien estaba cerca de los niños para amarlos y cuidarlos. Los niños de un campo de juego desigual, por así decirlo de un ambiente insalubre vienen al cuidado de las hermanas.

Mientras vivimos en el mundo, miramos al mundo y el mundo ve que estamos entrelazados como hilos que están conectados entre sí. En gran parte, la relación entre coreanos con los extranjeros se expresa así, pero las hermanas, que están presentes aquí, sienten que no son en absoluto extranjeras. Me siento muy cercano a ellas. La presencia de las hermanas aquí es la presencia de la beata Marie Poussepin, porque están viviendo lo que Marie Poussepin les ha enseñado. Lo más importante en la vida comunitaria es la moderación y el compartir. Es difícil vivir juntos sin esto. También es una historia sobre el ser pobre... Es un gran desafío ser un religioso comprometido.

Jesús dijo, "Amaos los unos a los otros como yo os he amado"... Pero no es fácil amarse como Cristo. Los niños perdidos y no deseados que viven con las hermanas en el Hogar de estudiantes siempre recuerdan Su amor. Comparten el amor y la felicidad como una familia, pero al mismo tiempo es una tarea difícil formarlos en el amor a un proceso de pasar de niño a joven (especialmente a la adolescencia). No obstante, a las hermanas, que han vivido 25 años en suelo coreano aquí, se les unirán aplausos de alabanza y la gloria de Dios.

"Al lado de la cruz de Jesús estaban su madre…”. No había nada que pudieran hacer respecto a Jesús colgado en la cruz. María nuestra madre "De pie al lado con amor y compasión por su hijo" eso era todo lo que podía hacer. Pero paradójicamente, podemos ver cuán grande es la fe en Jesús en este mismo acto. No sólo Pedro, que dijo que daría su vida por Jesús, sino también otros discípulos lo abandonaron y huyeron. Porque tenían miedo de estar en problemas, si se encontraban con él en el momento de su muerte. Pero la Santa Madre estaba de pie ante los ojos de la violencia despiadada y la amenaza de los soldados romanos. "Entender" en inglés es una combinación de "under: bajo" y "stand: de pie". Si quieres entender a alguien pronto, tienes que quedarte debajo de él. Como la Santa Madre, que está de pie silenciosamente bajo la cruz, entiende la muerte de Jesús más profundamente que nadie. La Bienaventurada Marie Poussepin también tenía esta gran virtud de la comprensión, por eso fue capaz de vivir su visión. Entendió el dolor y la agonía de su pueblo. E hizo todo lo que era recto a los ojos de Dios. Así que si estamos bajo alguien en esta relación de la vida, todas las conexiones se desenredarán. En un momento en que las enfermedades infecciosas (Covid 19) están en pleno apogeo, tenemos que pasar de las pequeñas familias a grandes y valientes vidas de comprensión de los demás a nivel mundial.

Después de la muerte de Jesús, la ascensión es la culminación de la resurrección. La ascensión de Jesús une el mundo y el cielo, el cielo y la tierra los une. Fue crucificado y sepultado, y al tercer día resucitado el Señor subió al cielo y se sentó a la derecha del Padre Todopoderoso del Santo Padre. Vivamos todos la vida del entendimiento hasta el día en que ascendamos al cielo.

Despertar en la Bienaventurada Marie PoussepinHee-Jin-koo (Theresa of Avila)Hee-Jin-koo (Theresa of Avila)

Prof. Hee-Jin-Koo (Theresa of Avila), (Corea del Sur).- Las felicito sinceramente por el 25 aniversario de la beatificación de la bienaventurada Marie Poussepin y la existencia de la comunidad de hermanas Dominicas de la Presentación en Corea.

25 años en Corea no es un periodo corto pero, gracias al compromiso de las hermanas y su presencia en la comunidad lo hizo posible. Agradezco a las hermanas que aceptaron venir a Corea, y  que  están difundiendo el carisma de la Bienaventurada Marie Poussepin por todo el mundo en diferentes países. Desde hace algunos años estoy en contacto con las hermanas, y he podido comunicarme con ellas fácilmente y con un profundo interés. Me fascinó el carisma de la Bienaventurada Marie Poussepin, y empecé a profundiar en su vida, a través de la misión que las hermanas realizan en nuestro país. Llegué a conocer más sobre la Bienaventurada María Poussepin y cómo creció en su tiempo, en el entorno en busca de la concordancia espiritual. Leyendo la historia de su vida, crecí aún más sabiendo que Dios le había dado habilidades especiales.

En resumen, presento algunos puntos de mi reflexión a través del carisma de la Bienaventurada Marie Poussepin:

◎ Un regalo que muestra la unidad espiritual a través de la meditación en la práctica.
◎ Ejecutar la organización y los asuntos administrativos con respuestas creativas.
◎ Trabajar duro en la educación con un corazón apasionado para mejorar nuestras vidas.
◎ Un regalo de previsión para el Evangelio.
◎ Una maestra que puede recoger diversas opiniones y contemplarlas con esperanza.
◎ Su vida está profundamente arraigada en la espiritualidad dominicana.
◎ Regalos que protegen la transparencia y la tolerancia.
◎ La pasión por los derechos humanos y el bienestar social, especialmente por los débiles y los pobres.
 

Todo esto se debió a su profunda fe en Dios y a su confianza. Todo esto me hizo respetarla, porque tenía una fe moderada y confianza en Dios. Leí en su libro que, tímidamente dijo, "El brillante amor de Dios", un negocio que persigue una vida de esperanza, una fe apasionada, y un carisma que pone el amor en acción.

Muestra la necesidad de un servicio dedicado en la vida real, y su vida misma es una evidencia de su gran amor por Dios y las personas. Por eso creo que es importante que las actividades de las comunidades de todo el mundo continúen en su apostolado con amor y devoción. La fuerte fe de Marie Poussepin me ayudó a construir una fuerte fe en mi vida también, con su carisma de aceptar y ejecutar la llamada positivamente de Dios. A través del reflejo la existencia de la bienaventurada Marie Poussepin e imitando su vida aprendí más sobre la vida de servicio. Aunque es un pequeño servicio, ofrezco a los migrantes educación en el idioma coreano, y lecciones de instrumentos musicales a las hermanas para mostrar mi amor y devoción a la Bienaventurada Marie Poussepin. Compartiendo mis dones a través de la música a jóvenes estudiantes y pacientes en ambientes difíciles. Incluso siento que estoy trabajando para comunicarme con Dios, a través de la armonía espiritual. Por último, una vez más, felicito sinceramente a todos ustedes por el 25 aniversario de la beatificación de la bienaventurada Marie Poussepin y a las hermanas de Corea por su servicio desinteresado a nuestro pueblo y a nuestros niños.