Centradas en Jesucristo, caminamos juntas para hacer visible el Carisma

on 08 Sep, 2022

Bogotá (Colombia), 08/09/2022, Hermanas de preparación a los votos perpetuos 2022.- Fuimos convocadas para vivir el encuentro interprovincial de preparación a los votos perpetuos en la provincia de Bogotá del 15 de junio al 15 de julio del 2022, tiempo de gracia para profundizar y fortalecer nuestra consagración y dar nuestro Sí perpetuo al Señor en la Congregación.

Desde el inicio, teníamos claro el objetivo: “En ambiente sinodal, siguiendo las orientaciones del 55° Capítulo General, se busca propiciar a las hermanas de preparación a los Votos Perpetuos, una experiencia profunda de Dios, para crecer en apertura a las exigencias del Evangelio, de la vida fraterna en comunidad en vista de la misión”.(Cf. CG p. 18). En respuesta a este horizonte, nos dispusimos a vivirlo con apertura, compromiso y entusiasmo. Desde el 14 de junio fuimos llegando a la capital colombiana, Bogotá, hermanas de la Provincia del Caribe y las cinco estructuras de Colombia. Tres nacionalidades (Venezuela, República Dominicana y Colombia), diversidad de culturas y un mismo deseo de seguir a Jesucristo en la radicalidad del Reino.

Provincia de Bogotá

Hna. Nancy Carolina Correa Chingaté

Hna. Ligia Tatiana Bernal Sierra

Provincia de Bucaramanga

Hna. Ludy Johanna Garzón Ballesteros 

Hna. María Alejandra Machuca Cáceres

Provincia de El Caribe

Hna. Mayleana Mayliuw Pérez Valero

Provincia de Manizales

Hna. Jessica Alejandra Álvarez Rocha

Hna. Diana Constanza Ramírez Cortés 

Provincia de Medellín

Hna. Deicy Paola Montoya Arredondo

Hna. Lina María Quintero Ríos

Provincia de Santafé

Hna. Carmen María Martínez García

 

BIENVENIDA Y APERTURA

La casa del Postulantado abre sus puertas para darnos la bienvenida y dar apertura al encuentro. En un clima de sencillez y fraternidad, Hna. Pastora Marín, superiora provincial, la comunidad de formación y las postulantes nos ofrecieron una tarde de compartir, de risas, conversaciones, cantos y muchas sorpresas más. Desde ese día, acogimos el reto de abrir, entrar, orar y cerrar. (Cf. Mt 6, 6).

ENCUENTRO CON LA HISTORIA

Fuimos en peregrinación al Santuario del Señor de Monserrate. Celebramos la Eucaristía e iniciamos el recorrido por los lugares y las primeras comunidades de la Congregación en Bogotá, bajo la orientación de la Hna. Ana Francisca Vergara: El Hospicio, el barrio la candelaria, la Capilla del antiguo Hospital San Juan de Dios donde llegaron en su primer momento las primeras seis hermanas francesas en 1873, el antiguo Noviciado, entre otros.

Después, Hna. Martha Lucía Millán nos acompañó en el recorrido por el archivo de la Casa Central, posibilidad para conocer mejor la historia de nuestra Provincia madre e impregnarnos de la audacia y valentía de aquellas hermanas francesas que encarnaron el Carisma de la caridad con audacia misionera a lo largo y ancho de nuestro territorio nacional en Colombia. 

AFECTIVIDAD EN LA VIDA CONSAGRADA

En nuestros procesos personales, el autoconocimiento es clave para comprender el Misterio de Dios que se revela en nuestra propia historia. Conscientes de ello, la psicóloga Liliana Gómez nos orientó el taller de Afectividad en la Vida Consagrada, que nos brindó herramientas para afrontar nuestras relaciones personales y comunitarias en libertad y respeto, a crecer en aceptación personal e integrar las dimensiones de nuestro ser para generar ambientes más fraternos.

PROYECTO COMUNITARIO

Con el fin de dar unidad a todos los momentos y experiencias que viviríamos durante el mes, elaboramos nuestro proyecto comunitario, animadas por la Hna. Fabiola Rojas, consejera de formación de la provincia Bogotá, delegada para acompañarnos durante este tiempo de renovación y encuentro.

TIEMPOS DIFÍCILES ASUMIDOS CON FE Y EN FRATERNIDAD

Es importante anotar que durante los días que estuvimos en la ciudad de Bogotá nos enfrentamos a temperaturas más bajas de lo normal, en el contexto de incremento de contagios de Covid-19, al cual no fuimos ajenas. Las hermanas contagiadas, asumieron este tiempo de aislamiento con responsabilidad y las demás con caridad fraterna, siendo oportunidad de vivir los valores del Reino. Las plataformas virtuales posibilitaron el cumplimiento de la programación y la participación de todas.

VIVIDA EN COMUNIDAD

Hna. Martha Lucía Andrade Morales, superiora provincial de Manizales y Hna. Leonila Castaño, consejera de formación, nos guiaron en la profundización de nuestra primera misión: Construir comunidad, fundamentadas en la figura del poliedro que nos propuso el Papa Francisco para comprender mejor la cultura del encuentro. En un ambiente de confianza y libertad compartimos nuestras experiencias comunitarias y los retos que tenemos para vivir el arte de ser hermanas. Al finalizar, celebramos un ágape fraterno como expresión de auténtica unidad.

EN LA RENOVACIÓN Y FIDELIDAD, MARÍA

Acompañadas por Hna. Nidia Beatriz Mesa, superiora provincial de Santafé, contemplamos a nuestra madre María como el Templo de Dios, modelo de perfecta Consagración, quien asume su proyecto como propio. Comprendimos que ser mujeres consagradas es ser portadoras del Evangelio en el mundo y que la fidelidad es la vivencia y renovación diaria de nuestro “Sí” que se sostiene en la fidelidad de Dios. De ahí que nuestro reto es dejar que María Templo sea quien nos enseñe a dejarnos habitar por la Trinidad para permanecer siempre fieles a la Alianza.

MUJERES EMPRESARIAS (ALTAMIRA)

Admirar en nuestras hermanas su ardiente anhelo de compartir las bondades de nuestro Carisma en la promoción y dignificación de personas que viven realidades de desigualdad, dolor y marginación, es reconocer la grandeza y vigor de este legado. Es así como el Espíritu de nuestra Madre Fundadora lo vimos palpable en la visita a la fundación: Mujeres empresarias Marie Poussepin en Altamira (Bogotá), que busca promover el desarrollo de las capacidades y potenciales de mujeres como empresarias en agricultura urbana y arte ecológico. Valoramos que en este proceso se crean lazos de fraternidad y un profundo sentido de pertenencia. Agradecemos a Dios porque sigue inspirando expresiones reales de Caridad.

ILUMINADAS POR LA PALABRA

Guiadas por Hna. Pastora Marín Vásquez, superiora provincial de Bogotá, contemplamos la Palabra como fuente de vida que transforma. Iluminadas por los textos bíblicos: La Parábola del sembrador (Mt 13, 18-23), la Samaritana (Jn. 4, 5-42) y el buen samaritano (Lc. 10, 25-37), redescubrimos la importancia de vivir una fe basada en convicciones, en una opción por meditarla tanto personal como comunitaria. A partir de la lectura contemplativa de estos textos bíblicos nos cuestionamos, reflexionamos y comprendimos que nuestra relación con los pobres es el criterio más claro para identificar si estamos en el camino del Evangelio.

REALIDAD

Abrazar la realidad es mucho más que orar por ella, es comprender que las necesidades de nuestros hermanos son el grito de Dios que urge una respuesta eficaz para aliviar su dolor y dignificar su vida. Nos encontramos con la parábola del Buen Samaritano (Lc 10, 25-37) orientadas por el Padre Rafael Diago, fraile Dominico, que nos amplió la mirada desde la profundización y caracterización de cada uno de los personajes, aterrizando la reflexión en nuestra forma de relacionarnos con los demás. Frente a este compartir, nos queda la tarea de compadecernos y actuar en lo concreto como manifestación de auténtica y efectiva humanización.

UNA CONSAGRACIÓN (Votos)

Hna. Ángela María Vélez Restrepo, superiora provincial de Medellín, con  una mirada profunda y centrada en lo esencial, nos ayudó a interiorizar el voto de Obediencia como ¡Misterio de confianza! para escuchar y amar con todo nuestro ser; el voto de Pobreza como ¡Misterio de gratuidad! para salir de la autorreferencialidad en la donación de sí en la cotidianidad, y el voto de Castidad como ¡Misterio de comunión! donde toda fecundidad en nuestra vida religiosa depende de la calidad de la vida fraterna que requiere acoger nuestra vulnerabilidad y la de los demás con actitudes concretas de respeto y misericordia. La necesidad de opciones que afiancen convicciones y certezas traducidas en coherencia de vida.

RITUAL DE LA PROFESIÓN PERPETUA

Hna. Ángela María hizo arder nuestro corazón con la profunda y apasionada reflexión en torno a cada parte del ritual de profesión perpetua. Hizo énfasis en el significado del gozo de pertenecer al Señor y pertenecernos unas a otras en la experiencia comunitaria de nuestra consagración definitiva.

EN VISTA DE LA MISIÓN: “Comprometidas en el seguimiento de Cristo somos enviadas para realizar la misión de la iglesia según el carisma de Marie Poussepin” (C 81).

Hna. Yamile Martínez Orozco, consejera de formación de la provincia de Bucaramanga, nos presentó la importancia de acoger la Palabra como luz en nuestras búsquedas misioneras consecuentes al discernimiento de la realidad, partiendo del envío de Jesús de anunciar el Reino de Dios y la Buena Noticia de ser hijos de Dios.

Seguido a ello, continuamos con la profundización de la vida y misión de Marie Poussepin, analizamos la realidad del mundo globalizado y compartimos los retos misioneros de las 15 estructuras de nuestra Congregación. Todo esto confrontó nuestro compromiso y participación en los lugares de misión y la disponibilidad ante las necesidades del mundo de hoy.

COMPARTIR DE SABERES – “TODO LO PONÍAN EN COMÚN” (Hch 4,32)

“Cada una necesita de las otras para ser plenamente ella misma” C5. Fue muy grato ver en acción a aquellas maestras de corazón, a nuestras propias compañeras brindando con amor y sencillez su talento y disposición para el trabajo manual en diferentes técnicas: puntillismo aplicada en la pintura sobre piedras, la decoración de velas, la elaboración de manillas y el tejido en punto de cruz. Cada una reveló la grandeza de su corazón y la capacidad para compartir sus dones y talentos.

INTERIORIZACIÓN – DIOS QUE HABLA EN EL SILENCIO

“El silencio, condición de encuentro con Dios y su Palabra, es plenitud del corazón; sosiega el espíritu y favorece la contemplación y el estudio” (C14). Los días de interiorización y el día del desierto, fueron un regalo muy especial y propicio para retomar las temáticas. Fueron espacios significativos para escuchar la voz de Dios en el silencio así como para fortalecer nuestras convicciones de mujeres consagradas.

CONCLUSIÓN 

En acción de gracias al Señor y a ustedes hermanas que nos brindaron la oportunidad de encontrarnos para revitalizar y afianzar nuestra opción, les recordamos lo importantes que son para nosotras; gracias por sus detalles, oraciones, mensajes. Se llegó el momento de regresar a nuestras comunidades con el corazón lleno de felicidad y el compromiso de testimoniar aquello que hemos vivido.

Dios les pague. Nos confiamos a sus oraciones.