En Francia, peregrinación: tras los pasos de la “Abolición de la Esclavitud”

on 18 Sep, 2018
0
0
0
s2smodern

Francia, 09/09/2018, Hnas. María Esperanza Olarte-Mateus y Pascale Moisy.- Una peregrinación, tras los pasos de la abolición de la esclavitud en Francia, ha sido propuesta por Hna. Véronique Margron, provincial de Francia, y su consejo. Ésta tuvo lugar del 26 al 1 de septiembre del presente año, participaron diez hermanas de la provincia.

Esta ruta fue lanzada, en 2004, en el cuadro del “año internacional de la conmemoración de la lucha contra la esclavitud y de su abolición” y esta hace parte del proyecto internacional: la “Ruta de le esclavitud” de la UNESCO. Tiene por objetivo hacer memoria, queriendo ser la representación de la ley del 10 de mayo del 2001, adoptada en Francia, ley que invita “al reconocimiento de la trata de los negros y de la esclavitud, como un crimen contra la humanidad”. La peregrinación o “ruta de la esclavitud”, comprende cinco etapas distribuidas en la región del Gran Este de Francia. En cada una de ellas, hemos tenido la oportunidad de descubrir una figura emblemática en la lucha por la abolición de la esclavitud en las colonias francesas en el siglo XVIII y XIX.

Nuestra primera etapa se desarrolló a Chamblanc, un pequeño pueblo donde vivió la Hna. Anne Marie Javouhay, fundadora de la Congregación de las Hermanas de San José de Cluny. En 1828, por solicitud del estado, ella parte a la Guyana Francesa. El estado la solicita para una nueva misión: acompañar y educar a 149 esclavos que van a ser liberados, con el fin de facilitar su futura integración en la sociedad en el momento de su liberación total. En memoria de esta misión y por su compromiso por la abolición de la esclavitud, los alcaldes de tres pequeños pueblos vecinos, Chamblanc, Suerre et Jallages (pueblos relacionados con la vida de la Hna. Anne Marie Javouhay), en el 2010 tuvieron la iniciativa de plantar árboles en memoria de esos esclavos, cada uno de estos tres pueblos, sembró 49 árboles y al pie de cada árbol, hay una pequeña placa indicando el nombre del esclavo liberado en tiempos de Hna. Anne Marie Javouhay.

Tres días después, partimos hacia el Castillo de Joux, ubicado a Pontarlier en Doubs. Allí, tuvimos el honor de descubrir la figura de Toussaint Louverture, esclavo, haitiano liberado, quien llegó a ser líder principal de la lucha contra la esclavitud en su país. Por esta razón, bajo orden de Napoleón, fue arrestado y conducido a prisión en el castillo de Joux. Desafortunadamente, no resiste el duro invierno del este de Francia y muere en la cárcel el 7 de abril de 1803. Es interesante resaltar que la isla de Haití proclama su independencia de Francia, un año después de su muerte y será la primera república negra de la historia del mundo.

Mensaje de Anne Marie J.Mensaje de Anne Marie J.

Después de visitar el castillo fortificado, partimos a descubrir, durante tres días, las figuras de Victor Scholcheur, la Casa de la negritud (pueblo de Champagney y cura Grégoire). En el pueblo de Fesseheim, ubicado en el departamento del Haut-Rhin, conocemos quién es el autor del decreto de la abolición de la esclavitud en 1848: Victor Scholcher. Un espacio-museo traza su vida y pone a la luz sus numerosos combates por los Derechos de todo hombre (hombre, mujer, niños), por la dignidad, el trabajo, el descanso... Toda su vida estuvo dedicada a esta lucha y es modelo para nosotras. Luego salimos para Champagney, un modesto pueblo en Haute Saône, que, en 1789, en los cuadernos de quejas, manifiestan al rey de Francia, Luis XVI, su desacuerdo con la esclavitud de los negros y piden su abolición.

“La Casa de la negritud”, situada en el centro del pueblo, hace memoria de la esclavitud de los negros y de su abolición en las colonias francesas. Esta casa tiene también por vocación, ser un lugar de reflexión sobre la actualidad de los Derechos del Hombre y sobre la lucha que existe en nuestros días, contra la esclavitud de todo tipo en el mundo. La última etapa de nuestra peregrinación tiene lugar en un pequeño pueblo de Francia, llamado Embermenil en Meurthe et Moselle, muy cerca de la frontera con Alemania. Este no es más grande que Sainville (Eure et Loire). Apenas 215 habitantes se cuentan allí. Es un pueblo muy pequeño, pero un pueblo que rinde homenaje a su cura Gregoire, gran defensor de la abolición de la esclavitud. ¿Pero quién es el cura Gregorio? Henri-Jean-Baptiste Grégoire, más conocido bajo el nombre del cura Grégoire, fue párroco de ese pueblo de 1782-1789, comprometido desde muy joven en toda clase de luchas a favor de la humanidad: contra la opresión de la mujer, de los judíos en Francia, de los esclavos, de la libertad de culto, pero también conocido por sus posiciones en los debates sobre la educación y la igualdad de razas.

Y en extra... dos visitas a lugares culturales fuera del camino hacia la abolición de la esclavitud. En nuestro camino, en medio de una hermosa naturaleza entre montañas y bosques, tuvimos la alegría de disfrutar de dos paradas espirituales: la primera tuvo lugar en la Abadía de Cîteaux, cuna de la Orden de los Cistercienses, fundada en este mismo lugar en 1098. Participamos en la Eucaristía. Luego, el Hno. Gérard, un miembro del monasterio, nos presentó la inmensa riqueza histórica y espiritual de este lugar invitándonos a viajar con él a los jardines y dependencias del monasterio.

Nuestra segunda y última visita, fuera la ruta de la abolición de la esclavitud, nos llevó a la Capilla Ronchamp en Haute-Saône, santuario mariano de Notre Dame du Haut. Éste, de estilo arquitectónico moderno, fue construido en 1955 por el famoso arquitecto Le Corbusier. Aquí se realizan dos importantes peregrinaciones marianas: la del 15 de agosto y la del 8 de septiembre. En 2011, en las laderas de esta colina, el arquitecto Renzo Piano enriqueció el sitio construyendo para la comunidad de Hermanas Clarisas, el monasterio de Santa Clara. Desde 2016, este conjunto contemporáneo es parte del patrimonio de la UNESCO.

La peregrinación ha terminado... pero la esclavitud todavía continua hoy de diversas maneras. Está lejos desafortunadamente de desaparecer. Nuestro mundo necesita hombres y mujeres capaces de hacer entender su voz en todos los lugares donde se juega la vida y la dignidad del hombre.

Clickar sobre las flechas para desplazarseClickar sobre las flechas para desplazarse