Cómo vivir desde el laicado el carisma de Marie Poussepin

on 23 Ene, 2021
Visto: 1977

“Hombres y mujeres de la Iglesia en el corazón del mundo, y hombres y mujeres del mundo en el corazón de la Iglesia” 

Puebla N. 786; Aparecida N. 209.
 

Sofía TorresSofía TorresBarranquilla (Colombia), 23/01/2021, Fraternidad Laicos Dominicos Presentación, Sofia Torres Algarín.- En nuestra experiencia como Laicos Dominicos Presentación, hemos vivenciado el Carisma según nuestras posibilidades, tenemos presente nuestro estilo de vida como servidores de la caridad para ser luz del mundo y sal de la tierra. La oración, meditación y contemplación son parte de la cotidianidad; la solidaridad, gratuidad, compasión, generosidad y alegría de vivir nos caracterizan. Nos preparamos cada día para el llamado del Señor, manteniéndonos vigilantes, conscientes de que solo su gracia nos inspira, sostiene y lleva de la mano cada instante.

Procuramos que nuestras obras hablen por nosotros, viviendo como lo recomendó Marie Poussepin: “que el ejemplo edifique más que las palabras”, de tal manera, que el diario vivir comience en el Señor como en su fuente y tienda a Él como a su fin.

Como Laicos Dominicos Presentación, damos a conocer el Carisma en nuestros hogares, hacemos propio el dolor y la alegría del otro. Nos conocemos y compartimos los diferentes momentos de la vida de la Provincia de Medellín como familia Presentación.

Proyecto de Vida Laical Presentación al que nos comprometimos y renovamos cada dos  años, indica las  dimensiones para ser vividas desde lo cotidiano; pese a las limitaciones individuales prestamos diferentes servicios en las parroquias como: proclamación de la Palabra, agentes extraordinarios de comunión, pastoral de la salud, el servicio educativo tanto en colegios como universidades, además propiciamos actividades lúdicas y recreativas para la tercera edad en algunos asilos; somos bienhechores de hogares geriátricos, en especial el Asilo San Antonio, en Barranquilla, desde hace aproximadamente quince años.

Las exigencias de la pandemia por el coronavirus desde marzo 2020, nos ha llevado a cambios importantes como el teletrabajo y, en algunos casos, alternancias presenciales. Las reuniones en las comunidades parroquiales han sido suspendidas; participamos de la Eucaristía, hora santa y liturgia de las horas en forma virtual; mensualmente hacemos encuentros on-line en los que nos reencontramos, celebramos la vida, hacemos Lectio Divina, estudiamos los documentos y encíclicas actuales como Fratelli tutti, y revisamos la vivencia de nuestro proyecto como laicos, entre otros.

Hemos sido tocados directamente por el virus del Covid-19, cobrando la vida de nuestra hermana y fundadora de la Fraternidad Antonia María Acosta de Olmos, de 78 años, el pasado 18 de junio. También estuvieron seriamente afectados otros miembros y sus familias, quienes lo superaron por la gracia de Dios.

Aunque a veces el día parezca de noche y la noche sea tan larga y oscura, estamos seguros de que todo cambiará, que cualquier experiencia, por dura que sea, también pasará. Finalmente, como miembros de la gran familia Presentación aguardamos con fe, esperamos en el Señor a ejemplo de la bienaventurada Marie Poussepin. La primera estrofa de nuestro Himno resume el caminar como Laico Dominico Presentación: “En espíritu todos unidos, en abrazo fraterno de amor, fresca savia de tronco robusto, sueño azul de la Presentación”.


Isabel GonzálezIsabel GonzálezMedellín, (Colombia), 23/01/2021, Fraternidad Laicos Dominicos Presentación, Isabel González López.- El llamado que la Congregación me hizo para participar en el Laicado, que iniciaba en la Provincia de Medellín en 1999, fue una oportunidad para vivir en medio del mundo mi vocación bautismal, motivada por un Carisma especial que ya desde niña conocía. Era la hora de iniciar una nueva etapa de mi vida, comprometida a profundizar lo que significa ser un laico “Sal y Luz”; estaba abierta al proceso de formación que nos ofrecía la Provincia para seguir tras las huellas de Marie Poussepin y la Espiritualidad Dominicana. 

Muy claro dice Marie Poussepin: “No omitan nada para formar personas que puedan perpetuar después de ellas esas buenas obras” R I.

La formación recibida en cada encuentro, me ha dado la fortaleza para vivir día a día mi compromiso cristiano cimentado en la oración, la Eucaristía, la presencia permanente de Dios en mi vida, el estudio de la Palabra que ha acrecentado mi fe; los encuentros  con las hermanas y con los miembros de la fraternidad, han clarificado mi identidad de laica como nos pide, tanto Puebla No 786 como Aparecida  No 209: “ser hombres y mujeres de la Iglesia en el corazón del mundo, y hombres y mujeres del mundo en el corazón de la Iglesia”.  Al mismo tiempo he profundizado la conciencia de mi pertenencia a la Iglesia y a la Congregación para vivir en medio de la sociedad, la familia y la comunidad parroquial el Carisma de Marie Poussepin.

Hace 15 años adquirí un compromiso serio de Evangelización en mi comunidad parroquial para trabajar en diferentes campos misioneros: la formación a madres vulnerables, el acompañamiento a ancianos y enfermos, la animación de grupos de Evangelización, haciéndome sentir parte vital de la Iglesia y de la construcción del Reino de Dios.

Siento desde el fondo de mi corazón que debo vivir y compartir todo lo que el Señor me ha dado. Pertenecer a la Fraternidad, desde 1999 hasta hoy, me ha posibilitado, desde mi vida laboral y mi rol de enfermera, ser testigo cualificado de entrega y servicio al estilo de la Bienaventurada Marie Poussepin. 

Agradecemos a la Provincia que nos ha acompañado en este proceso de formación, nos ha abierto sus puertas y nos ha dado un amplio horizonte misionero para vivir el ejercicio de la Caridad. Considero gracia y bendición pertenecer a la Congregación, como Laica Dominica Presentación.