Asamblea abierta de la viceprovincia de Estados Unidos

on 18 Oct, 2023
Visto: 1097

USA, 18/10/2023, Hna. Karen Champagne.- Con gran alegría pudimos celebrar la ASAMBLEA VICEPROVINCIAL del 29 de septiembre al 1 de octubre del 2023. Nos reunimos hermanas de las siete comunidades que conformamos la viceprovincia.

 UN MOMENTO PARA CELEBRAR LO QUE SOMOS, 

UN MOMENTO PARA DEJARLO, 

UN MOMENTO PARA ACEPTAR A LOS OTROS

Fue un momento para orar juntas e intercambiar ideas y sentimientos. También un momento para agradecer al Señor por todo lo que ha hecho a través de cada una, para que juntas pudiéramos formar la viceprovincia que existe hoy.  Fuimos afortunadas de contar con la presencia de Hna. Joanna Fernandes quien coordinó y facilitó este fin de semana.  Sus dones y su conocimiento de cada una y de la viceprovincia nos ayudó a integrarnos para este momento de celebración y compartir fraterno. Agradecemos a Hna. Maria Escayola el haber enviado Hna. Joanna para acompañarnos en esta importante asamblea que nos ayuda a preparar la integración con la provincia de Guadalupe.

Para significar este momento de nuestra historia, y antes de que seamos una con la provincia de Guadalupe, fabricamos una cápsula de tiempo que nos representa a cada una. Esta cápsula contiene símbolos que expresan la misión de cada una de las comunidades. También fotos y listas de las hermanas y de las comunidades.

La asamblea empezó el viernes, septiembre 29 en la capilla. Durante la oración que dio inicio la asamblea, se colocaron los símbolos de cada comunidad en la capilla cerca al altar para que cada una pudiera verlos. Al finalizar la asamblea esos símbolos se colocaron en la cápsula de tiempo y se enterraron cerca al pozo, replica del pozo de Sainville, al frente de la casa viceprovincial. Se deberá sacar en 25 años. Se colocó una placa en el pozo indicando el lugar en que la cápsula se enterró, y explica lo que significa.

Durante lo oración de apertura, la oración de la mañana y de la tarde del fin de semana, tuvimos una bendición de cada hermana que hizo Sr. Joanna, donde leyó y compartió un poco sobre cada una y su vida en la viceprovincia, resaltando sus dones personales.

Esto se hizo por grupos de seis hermanas según el orden de comunidad. Al terminar, todas las hermanas levantaron sus manos ofreciendo una oración de reconocimiento por la persona.

Después de la oración de apertura en la capilla, tuvimos la comida en la que compartimos las cualidades culinarias de cada una, experimentado una vez más la internacionalidad con los platos que cada una había preparado.

El sábado empezó con la oración de la mañana y la celebración eucarística. En la primera lectura tomada del profeta Zacarías, un ángel dice: “Canta y regocíjate Hija de Sion! Mira vengo a morar en ti, dice el Señor. ¿Muchas naciones vendrán hacia el Señor en ese día, serán su pueblo y Yo moraré en medio de ellos”. ¿No es esto lo que el Señor viene diciendo durante estos meses de preparación antes de la unión con la provincia de Guadalupe?

Después celebramos y compartimos nuestra historia con historias de nuestra misión y resaltando a las personas que nos han tocado de cerca nuestras vidas, o aquello que nos han tocado durante el tiempo de permanencia en la viceprovincia de USA. Compartimos mutuamente a un nivel más profundo lo cual nos permitió apreciar aún más la vida y misión de cada una. Fue una verdadera bendición. Fue al mismo tiempo, un momento de gratitud y agradecimiento al Señor por las gracias que hemos recibido en la vida de cada una.

El sábado al medio día celebramos los regalos recibidos de Hna, Joanna. Después nos dividimos en grupos para compartir los regalos guardando uno para cada una. Fue sin duda, un momento de expansión, pero al mismo tiempo un momento de reflexión para reconocer lo que significa dar y recibir entre nosotras.

Terminamos el día con la oración de vísperas y la comida. Para la recreación tuvimos una decoración de auyamas; cada una tuvo una compañera. Pudimos apreciar la creatividad de cada una.

El domingo por la mañana empezó con la oración de laudes y la celebración de la Eucaristía. La segunda lectura tomada de la carta los Filipenses 2,1-11 enfatizaba sobre nuestra responsabilidad como cristianos: ser una fuerza activa que se une para obtener un fin común: la proclamación del Reino de Dios a través de la humildad puesta en práctica por Cristo. Para nosotras es un objetivo que tenemos que trabajar mientras progresamos en la unión con la provincia de Guadalupe.

Durante la sesión de la mañana, reflexionamos y compartimos nuestros sentimientos en este tiempo de restructuración, así como tambien compartimos nuestros sentimientos al acercarnos cada día mas a esta realidad.

Al medio día nos reunimos en grupos para compartir nuestros verdaderos sentimientos y la forma de apropiarlos. Después, nos reunimos con todo el grupo. Este también fue un momento de sanación. Las hermanas se expresaron con libertad para exponer, sin miedo a juicios y en un ambiente de apertura las unas para con las otras.

La oración final fue un momento de reconciliación, agradecimiento y envió. Tuvimos un momento de reconciliación que se terminó con un signo de paz. El rito más significativo del fin de semana fue tener presentes los cuatro provinciales, del pasado y el presente: Hna. Joanna Fernandes, Hna. Marina Mejía, Hna. Vimala Vadakumpadan y Hna. Marta Inés Toro cada una vertió un jarro de agua en la pila de agua bendita; símbolo de nuestro encuentro: unidad y bendición. Al terminar la oración cada hermana se acercó, se bendijo con el agua de la fuente, luego salimos para dirigirnos al pozo y enterrar la cápsula mientras cantábamos “compañeros en el viaje”.

Frente a la casa viceprovincial hicimos una oración por todas las hermanas que nos han permitido llegar a este momento. Cada una de nosotras es una cápsula de tiempo llevando en nosotras el legado de todas las Hermanas. Desde la fundación inicial en USA, a través del tiempo. Esperamos transmitir a nuestras futuras hermanas una comunidad orante, alegre inflamada de amor, capaz de asumir riesgos y continuando la vivencia del carisma de Marie Poussepin en cualquier parte en donde estemos; una comunidad orante que va hacia los pobres y los marginados. La cápsula de tiempo fue sellada y enterrada. Para terminar este ritual cada una bendijo las manos de su hermana con el aceite de la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe para abrazar nuestra pertenencia a la nueva provincia de Guadalupe para conformar la provincia de Nuestra Señora de las Américas.