Covid-19: Algunas informaciones desde la Congregación - 4

on 05 Abr, 2020
0
0
0
s2sdefault

05/04/2020, Del Gobierno General y de varias estructuras.- Hermanas, gracias a sus comunicaciones podemos seguir manteniendo informada a la congregación de la manera como las comunidades están viviendo estos momentos de confinamiento impuestos por el coronavirus, pero ricos en oración y en gestos fraternos y solidarios. Seguimos alentandonos las unas a las otras con el recuerdo orante. Seguimos esperando las noticias de todas. 

Mapa interactivo

Mapa a 05/04/2020. Pinche sobre la imagen para ver el mapa interactivo de Microsoft

Desde la Provincia de Manizales

30/03/2020.- En la Provincia se ha animado y acompañado a las hermanas y personal en general con las reflexiones e imágenes diarias puestas en el Facebook y WhatsApp, de acuerdo con la realidad. También a través de mensajes y comunicados de parte de la Superiora provincial.

A nivel de comunidades se ha intensificado una oración más encarnada, desde la realidad, hora Santa diaria, la eucaristía celebrada por los medios de comunicación, el Rosario con los vecinos desde las casas o edificios, la realización del viacrucis en comunidad. Ha sido un tiempo de gracia dedicado a la oración profunda y fuerte y a la meditación, teniendo en cuenta las indicaciones dadas por el Gobierno. Se ha dedicado un tiempo para el estudio, el encuentro comunitario en los momentos de recreo dirigido con juegos de mesa y también de encuentro y diálogo. 

Estamos viviendo con mucha esperanza porque con la confianza puesta en Dios podemos descubrir que es un tiempo privilegiado para reflexionar, reconocer nuestra necesidad y la de los demás y la misión que tenemos por construir un mundo nuevo. Ha sido una oportunidad para sentirnos útiles las unas para las otras, para retomar los quehaceres de la casa, para revisar nuestra forma de vida, nuestra solidaridad tanto en las relaciones con los otros y dentro de la comunidad.

En los Colegios con los estudiantes y docentes: Atención virtual, reuniones a través de la plataforma, llamadas por celular, video llamadas, correos electrónicos. Se han subido los ejercicios en una plataforma. Los Docentes trabajan desde sus casas. Administrativos y de apoyo algunos en sus casas en vacaciones colectivas, otros trabajando. Se les acompañan espiritualmente con llamadas y mensajes por medio virtual.

En el Jardín Santa Bernardita a partir desde la semana pasada ningún personal está trabajando, solo un celador que se encarga de vigilar las instalaciones. Las docentes desde sus casas acompañan a los niños en sus prácticas pedagógicas, les dejan las tareas y los papás los acompañan y envían las evidencias.  Es lo que en los colegios se ha implementado para evitar la pérdida de este año lectivo.

A los trabajadores se les ha acompañado a nivel espiritual con el Evangelio del día, una reflexión corta aplicada a la vida, y la invitación que la Palabra nos hace en el día.  Les hemos compartido reflexiones para animarlos en este momento que nos ha tocado a la humanidad.

En las casas de hermanas Mayores las enfermeras y personal de apoyo con certificado de desplazamiento para el cuidado de las hermanas, teniendo todas las precauciones.

Clínica de La Presentación

En la Clínica vivimos muy de cerca las implicaciones de la preparación para la atención a pacientes de coronavirus. A la institución le cambió el ritmo normal de atención a las personas; las 59 camas de que dispone la clínica y que hasta hace poco permanecían en un 120% de ocupación hoy están al mínimo, con 11 pacientes hospitalizados; el 70% del personal está en vacaciones, muchas anticipadas, contamos con un personal para atender a quien llegue, unos quirófanos para urgencias…todos a la expectativa y preparados para atender pacientes de Covid-19, las medidas son extremas. Contamos con profesionales muy comprometidos, pero también personal con muchos miedos frente a esta pandemia.

Las hermanas están bien a Dios gracias, la pastoral se ha restringido, hemos tenido la celebración de la Eucaristía, solo para las hermanas, pues por las restricciones la gente no puede acompañarnos. A la Eucaristía diaria traemos las necesidades del mundo entero, de la Congregación, de la Provincia. Unámonos cada día más en oración, una oración que nos haga fuertes en estos momentos de fragilidad frente a un “Virus” que nos obligó a quedarnos con lo esencial, con DIOS.

Universidad Católica de Manizales

Como comunidad universitaria y comunidad local estamos viviendo este tiempo como una oportunidad para aprender, para reflexionar en torno a nuestro sí mismo, nuestras decisiones y maneras de enfrentar las crisis y coyunturas, de tal manera que sepamos agradecer lo que tenemos: nuestra familia, las personas que nos rodean, nuestro trabajo, los detalles cotidianos que en general pasan desapercibidos por la velocidad de la vida y salgamos de esto fortalecidos en nuestra espiritualidad y dispuestos a comprometernos con la defensa de la vida y el servicio a los demás con lo que somos y tenemos, seguros del Dios de la vida que nos acompaña y protege y nos da la posibilidad de aplicar lo que sabemos y hemos aprendido en la Universidad en bien de la humanidad.

La comunidad se ha propuesto reforzar la oración de intercesión, hacerse cargo de todas las labores de la casa, para que las personas que nos colaboran puedan guardar la cuarentena. Esto ha permitido a la comunidad crecer en organización, prioridades, trabajo en equipo, justicia.

Como comunidad educativa:

Participar en convocatorias de investigaciones del Ministerio de Ciencia, tecnología e innovación con el fin de buscar alternativas de solución a esta situación de salud pública.

Campaña de solidaridad para recoger dinero que será entregado a Obras Sociales Betania para aportar a la compra de 77.000 mercados que se necesitan en Manizales. Esto como una manera de apoyar las gestiones de la alcaldía.

Motivar a nuestros profesores y estudiantes de los programas del campo de la Salud a participar en los voluntarios que los hospitales de la ciudad vienen liderando.

Seguir acompañando con clases virtuales y estrategias de bienestar: apoyo médico, Psicólogas, pastoral a los 3.600 estudiantes de la Universidad que están en estos momentos en sus casas.

Desde la Vicerrectoría de Bienestar y Pastoral se ha abierto algunas líneas de atención para la comunidad universitaria: El servicio médico estará atento para atender las preguntas y consultas personales y familiares, de igual manera el servicio de Psicología y nosotras las hermanas.

Ante este momento de crisis, las hermanas tomamos la decisión no sólo de mantener el empleo de todos los colaboradores, sino de no parar el desarrollo de las actividades de la universidad para extenderle la mano a quienes más nos necesitan en estos momentos: nuestros estudiantes y familias. Gracias a ellos existimos como institución y todos y todas tenemos una misión y trabajo que llevar a cabo. Ninguno de nuestros roles es menor, en la UCM todos somos formadores y aportamos a la formación integral de nuestros estudiantes y comunidad universitaria en general.

Aún a las empresas con las que se tercerizan los servicios se hará el pago mensual del canon de tal manera que las personas que trabajan en la UCM puedan tener su salario en este tiempo.

Para nuestros estudiantes la Universidad tomó la decisión de no parar el desarrollo de las actividades académicas, para esto dispuso de los medios necesarios: capacitación de profesores, consecución de licencias Zoom Pro, apoyo de un equipo calificado en la Unidad de Educación a Distancia para que los encuentros con los profesores se desarrollen con el mínimo de inconvenientes. Múltiples reuniones con Decanos y Directores de Programa nos han permitido acompañar de manera cercana los procesos y solucionar en el camino las dificultades, el seguimiento semanal de las actividades es una apuesta importante.

Brasil

Como todas saben, estas últimas semanas el mundo ha enfrentado momentos muy difíciles con la pandemia. La situación en Brasil no ha sido diferente. Estos últimos días han sido de gran preocupación y también de muchas precauciones para evitar la diseminación del Covid-19; una gran parte de la población está en cuarentena, a pesar de la postura del presidente Jair Bolsonaro, los gobiernos de los departamentos y alcaldes no siguen las orientaciones del presidente.

Las ciudades más afectadas hasta el momento son Rio de Janeiro, Sao Paulo y Fortaleza. Todavía el virus no llegado a Alexandria y São José da Mata donde vivimos, gracias a Dios. Nuestras comunidades se han organizado, respetando las orientaciones, lo que nos llevará a suspender todas las actividades misioneras presenciales que desarrollamos con las personas y grupos. Las ventas de los productos de la huerta que tenemos con las mujeres se están haciendo por WhatsApp una vez a la semana.

Organizamos el tiempo para momentos más largos de oración personal y comunitaria, de estudio y de encuentros comunitarios. También, para fortalecer la comunicación entre las dos comunidades a través de videoconferencia. Hemos participado virtualmente de la eucaristía.

Este tiempo nos ha invitado a reconocer nuestras fragilidades y profundizar nuestra relación con el Dios de la vida. Que María nuestra Madre sea nuestro apoyo, consuelo en este tiempo de temor, fragilidad y discernimiento.

Desde la Viceprovincia de Medio Oriente

Bagdad, 30/03/2020.- Al comienzo de la Cuaresma, la Palabra de Dios nos invitaba a distanciarnos de la rutina diaria: "Id a vuestra habitación más apartada, cerrad la puerta y orad a vuestro Padre que está presente en lo secreto" (Mt 6,6); "Jesús fue llevado al desierto por el Espíritu" (Mt 4,1); Tal vez también cantábamos: "Señor, contigo iremos al desierto". Ahora estamos en el desierto. Con la crisis de los coronavirus, somos llevados, a pesar de nosotras mismos, a una forma inesperada de desierto, y estamos viviendo una Cuaresma inusual. Hoy en día, todos estamos sacudidos por lo que nos está pasando. En general, estamos acostumbrados a una agenda en la que todo está planeado de antemano, donde cada actividad tiene su lugar. Ahora nuestros planes están al revés: la vida de las familias, las empresas, las instituciones educativas y de salud, los grupos - todo tiene que ser reorganizado. Estamos acostumbrados a circular y reunirnos como queramos. Estas son restricciones a nuestra querida libertad. Estas son dificultades muy reales para todos y cada uno de nosotros, sin olvidar, en todos los países, las primeras víctimas del coronavirus y los que las están tratando.

La situación en los tres países de la Viceprovincia:

En Iraq, el 15 de marzo las autoridades han anunciado la muerte de 17 personas y la contaminación de otras 208.

El sábado 23 de marzo, día de la peregrinación de los chiítas, decenas de miles de personas "de Bagdad y otras provincias de Iraq", van a pie, en camello o a caballo, en dirección al distrito donde se encuentra el mausoleo del Imam Musa El Kazem, una importante figura del Islam chiita, para conmemorarlo, desafiando así el toque de queda impuesto por las autoridades para frenar la propagación de Covid-19, según una fuente de las autoridades encargadas del lugar santo.

En Iraq, el Ministerio de Salud había impuesto una cuarentena a todos. Pero la gente parece no darse cuenta del riesgo. Las autoridades iraquíes han decidido suspender los estudios en las universidades y escuelas y cerrar los centros de reunión pública para impedir la propagación del virus covid-19.

Por otra parte, el Hospital Saint Raphael de Bagdad sigue ofreciendo su atención a los diversos pacientes (aparte de los pacientes con coronavirus) en un enfoque que no sólo está vinculado a las acciones inmediatas y de emergencia, sino que está fundado en la atención humana y profesional de calidad, en la atención continua a todos los niveles, especialmente en la sección de maternidad, sin dejar de prestar sus servicios a los más necesitados.

En cuanto a la educación en el Iraq y en toda la Viceprovincia, los países están tratando de encontrar alternativas para la enseñanza de los alumnos privados de escolaridad como medida preventiva contra la epidemia del coronavirus. En Internet, los profesores dan sus lecciones y los estudiantes tratan de seguirlas para evitar perder el año escolar. Sin embargo, la disponibilidad de acceso a Internet varía considerablemente de un país a otro.

Tras meses de protestas contra el gobierno en el Líbano e Iraq, el coronavirus es otro golpe para los estudiantes de ambos países. La tarea en Iraq es mucho más difícil, por la ausencia de medios de comunicación apropiados. Esto aumenta el riesgo de que más estudiantes se vean privados de la educación. Así que hemos empezado a dar clases a los alumnos de nuestra escuela a través de la aplicación de mensajería telefónica WhatsApp y recibimos los deberes a cambio por el mismo medio. La presencia de los padres en casa con sus hijos durante el trabajo escolar da una buena satisfacción y ayuda a motivar a los estudiantes.

Las iglesias y mezquitas de todas partes están cerradas, seguimos celebrando la misa en la Capilla con todas las medidas de seguridad posibles. Todas las actividades pastorales se detienen y todos rezan en casa. Tratamos de vivir estos tiempos de crisis sin ser gobernados por el miedo, sabiendo que Dios es nuestra ayuda, fuerza y refugio.

Mientras que en Iraq y Jordania la acción de la Iglesia es tímida, en el Líbano es diferente. Los cristianos utilizan los medios de comunicación tradicionales y las redes sociales para rezar y mantener la fe de los fieles. Se debería haber visto la estatua de Nuestra Señora del Líbano levantada en Harissa, en Kesrouan, iluminada la noche del miércoles (25 de marzo - fiesta de la Anunciación, proclamada en 2010 fiesta nacional común islámico-cristiana) con los colores de la bandera libanesa mientras miles de espectadores acompañaban el servicio pidiendo la misericordia de Dios por intercesión de María, en un momento en que el país se enfrenta a una crisis sanitaria crítica.

Esto es en pocas palabras lo que estamos pasando. Rezando a Dios que tenga misericordia de sus hijos en todo el mundo y que detenga con su mano misericordiosa este mal que nos ha golpeado a todos. Lo que se nos pide hoy es que nos pongamos a disposición para lo que es importante: la oración y la súplica, y que aceptemos las privaciones; esto es parte del deber que tenemos hoy en esta época de Cuaresma. Que este tiempo de prueba sea una oportunidad para rezar especialmente por los infectados por la enfermedad y por los médicos y todo el personal sanitario, sin olvidar a los sacerdotes y religiosos que acompañan a los enfermos.

Con fe, dirijámonos a Nuestra Señora, ayudante y consoladora de los enfermos de todo el mundo, para que renueve en nosotros la confianza, la esperanza y la paz del corazón de Jesucristo.

En el Líbano (438 casos de contaminación, incluidas 8 muertes) se desplegó el ejército para hacer cumplir las directivas en las que se pedía a la población "que abandonara sus hogares sólo en casos de fuerza mayor", pero lamentablemente todavía hay personas que piensan que esto sólo le ocurre a los demás. Las regiones de Beirut, Alto Metn, Kesrouan, Jbeil, están infectadas, mientras que en Baabda-Hazmieh, donde se encuentra la comunidad, la región parece menos infectada, pero nuestras hermanas se han impuesto una cuarentena para no arriesgar sus vidas y las de los demás.

Jordania en la época del Coronavirus Covid-19: A partir del 18 de marzo, las autoridades jordanas impusieron una contención total en Jordania. Confinamiento de todos excepto en casos urgentes, prohibición de reuniones, viajes dentro del país. El trabajo médico se limita a las emergencias y las operaciones.

El toque de queda está en vigor desde el 21 de marzo y hasta nuevo aviso. Todos los vuelos hacia y desde Jordania han sido suspendidos desde el 17 de marzo y hasta nuevo aviso. Todos los puntos de cruce de las fronteras terrestres y marítimas también están cerrados.

A nivel de la Iglesia y de nuestra comunidad:

Cancelación de todas las actividades que unen a la gente. Las iglesias están cerradas. Los sacerdotes celebran misas sin los fieles, pero se publican en Internet. Nuestro obispo ha dado permiso a las comunidades religiosas para que comulguen en casa, según un programa de oración fijo. Por nuestra parte, hemos intensificado nuestro tiempo de oración rogando a Dios que haga descender su misericordia sobre el mundo entero, y seguimos las instrucciones del Papa y de la Iglesia local.   

En el Hospital Italiano:

Ofrece, como siempre, servicios para los pobres enfermos. Recientemente, se enfrenta a desafíos debido a la muy precaria situación económica del país y también a la falta de apoyo, ofrecido por los proyectos de beneficencia que cubren los gastos de los pacientes refugiados.

El número de pacientes ha disminuido, así como el número de cirugías y los ingresos (renta).

Es difícil conseguir comida para los pacientes y también para los empleados que se ven obligados a permanecer en el hospital, en su lugar de trabajo. Los precios de los alimentos han aumentado, la falta de productos frescos en el mercado, las pocas verduras y el pan.

Los números del coronavirus en los tres países:

En Irak: Bagdad tiene 154 casos y 13 muertes; Basora 81 casos y 8 muertes; Duhok, 7 casos.
En el conjunto del país: 550 casos, 44 muertes y 136 curados.
En el Líbano, a 29 de marzo, había 438 casos, 10 muertes y 30 curados.
En Jordania: 259 casos y 2 muertes.