Para vivir y morir al servicio de la Iglesia en el ejercicio de la Caridad

on 15 Ago, 2022
Visto: 892

Ouagadougou (Burkina Faso), 15/08/2022, Sr. Viviane Kiswensida COMPAORE.- El lunes 8 de agosto de 2022 en la viceprovincia de África, en la parroquia de Nuestra Señora de Fátima de Dassasgho, Ouagadougou, Burkina Faso, tuvimos la gracia y la alegría de celebrar varios acontecimientos felices que marcan por un lado el crecimiento en número de nuestra viceprovincia, pero por otro lado y sobre todo las maravillas del Señor hacia nosotros eligiendo de entre nosotros personas para el anuncio de su Buena Noticia al servicio de la Iglesia en el ejercicio de la caridad.

Se trata de:

La primera profesión de tres novicias:

- Jeannette UWINGABIRE, de la Archidiócesis de Kigali, Ruanda.

- Colette MBOYO BOKOTSI, de la archidiócesis de Mbandaka Bikoro/ RDC.

- Vanne Belgove BANZOUZI-NKOUSSOU, de la archidiócesis de Brazzaville/ Congo.

La Profesión perpetua de las hermanas:

- Delphine OUEDRAOGO, de la archidiócesis de Ouagadugou.

- Viviane Kiswensida COMPAORE, de la diócesis de Manga.

Las Bodas de plata (25 años) de vida religiosa de las hermanas:

- Blandine Ratoussama KIENDREBEOGO, de la archidiócesis de Ouagadugou.

- Clémentine KABORE.

- Noélie YAMEOGO.

- Clarisse KABORE, todos de la archidiócesis de Koupela.

Con el lema "El Señor ha hecho maravillas por mí, ¡Santo es su nombre!” Lc 1,32, hemos tomado prestadas las palabras de María en el Magnificat para expresar a Dios nuestra gratitud por su llamada, sus bondades en cada una de nuestras vidas, las maravillas que no cesa de realizar cada día en la Viceprovincia. En efecto, es un gran motivo de acción de gracias porque la Congregación acoge también a la primera hermana de nacionalidad ruandesa. Celebramos la fidelidad del Señor en cada una de nuestras vidas, una fidelidad que se renueva cada mañana y que se manifiesta en estos compromisos perpetuos y durante estos 25 años de vida religiosa. Ha sido un día lleno del amor del Señor por cada uno de nosotros.  Pedimos al Señor que siga asistiendo a cada una en el proyecto que tiene según su suprema voluntad.  Con él podremos ir a donde él quiera que vayamos para anunciar su misión de amor para su mayor gloria y la salvación de las almas.

Esta celebración de acción de gracias del 8 de agosto, día en el que celebramos Santo Domingo, fue precedida por muchos otros acontecimientos alegres, como la renovación de votos, la profesión temporal y la entrada oficial al noviciado. En este sentido, una de nuestras hermanas, Angélique Tiendrebeogo, de la archidiócesis de Ouagadougou, emitió sus primeros votos según las Constituciones, 7 hermanas renovaron su compromiso de seguir a Cristo y 4 postulantes hicieron su entrada oficial en el noviciado. No podemos dejar de dar gracias al Señor que cada año muestra su benevolencia a favor de la presencia de las dominicas de la presentación en África.

Estos diferentes eventos también fueron preparados espiritualmente a través de una sesión de formación y un retiro animado por uno de nuestros hermanos dominicos. Con él, durante la sesión y el retiro, tuvimos la oportunidad de repasar, pero sobre todo de profundizar en el significado de cada uno de los consejos evangélicos, especialmente en nuestra tradición dominicana, los valores dominicanos que nos dejaron nuestro padre Santo Domingo y la Bienaventurada Marie Poussepin. Los consejos evangélicos sólo tienen sentido si se fundan y se viven en el Amor, tal como nos invitaba Marie Poussepin: "La caridad debe ser el alma de la Comunidad". [1]

Pedimos al Dueño de la mies que siga enviando obreros a su mies, que nos haga crecer en número, pero sobre todo en santidad, y que nos haga auténticos testigos del amor y de la caridad, verdaderos testigos del Evangelio en nuestro mundo de hoy, un mundo sediento de justicia, de paz y de verdad. Que la vivencia diaria de los consejos evangélicos sea el medio por el que alcancemos la Virtud Religiosa.

[1] Reglamentos XIV y XL