Curso: “La comunidad formadora como ecosistema formativo”

on 11 Sep, 2018
0
0
0
s2smodern

Bogotá (Colombia), agosto 2018, Hna. Luz Karime Mancipe.- “La comunidad formadora como ecosistema formativo”, fue el tema propuesto para el curso de Formadores y Formadoras Dominicanas, organizado por CODALC (Confederación de Hermanas Dominicas de América Latina y El Caribe) y CIDALC (Conferencia Interprovincial de los Dominicos de América Latina y El Caribe), que se desarrolló del 16 al 26 de agosto en la “Casa de Encuentros Santa Luisa” de las Hermanas Vicentinas, en Bogotá, Colombia.

El curso tuvo por destinatarios a todas y todos las formadoras y los formadores en sus diferentes etapas y también a las superioras y los superiores y prioras y priores de las comunidades donde hay casas o conventos de formación. A cargo de Fr. Rafael Colomé y la Hna. Viviana Sisack, en colaboración con otros frailes y hermanas de nuestra Orden. La metodología utilizada fue por la mañana trabajo conjunto entre frailes y hermanas, y por la tarde por separado. De esta manera, por la mañana se trataron temas más doctrinales y, por la tarde, se propició un espacio para charlar cosas más propias de cada grupo. Se presentó una memoria del camino recorrido en los cursos desde el 2005 hasta el presente y la justificación del tema de este curso dentro del Modelo Formativo Integrativo Teologal Cristológico.

Hna. Ana Francisca Vergara, Dominica de la Presentación, presentó “Elementos para una predicación en clave ecológica” desde Gn 1 y 2. Dejándonos claves hermenéuticas desafiante. Además, de La integración de la “interculturalidad”, lo “intergeneracional”, lo “interprovincial” e internacional”. “Las nuevas generaciones, ¡Pidieron la Palabra!”, expositora la Hna. Juliana Triana Palomino, Dominica de la Presentación. Hizo una exégesis de Jn 6,1-15 “Panes y peces en abundancia” para un éxodo hacia una formación humana y cristianamente liberadora.

Se complementó el trabajo con “Las estructuras de gobierno en una comunidad formadora: Formar para el diálogo y la democracia dominicana. Reuniones comunitarias, capítulos, consejo de casa, consejo local y provincial de formación”, expositor Fr. Vivian Boland, O.P. Habló sobre los cuatro aspectos que hay en un ecosistema. Presentó algunos números de la Ratio Formationis Generalis (RFG) que hablan de la formación en el diálogo y participación en nuestra forma de auto-gobierno. Para los dominicos y dominicas las estructuras de autogobierno son esenciales si queremos florecer según nuestra naturaleza. No podemos ser felices si no estamos involucrados en el gobierno de nuestras vidas y en la vida del ecosistema.

Nuestro hermano Rafael Colomé Angelats, op, compartió el tema de la "Comunidad Dominicana, un Ecosistema para el crecimiento integral del fraile predicador y de la hermana predicadora. Formar para la madurez integral". Recordó que en el Carisma fundacional, Santo Domingo, quiso la vida comunitaria como proyecto evangélico de vida. Estamos llamados a vivir en comunidad para vivir este un proyecto evangélico, estamos juntos para vivir más que proyectos humanos. Así, para nosotros dominicos/as la vida comunitaria es parte esencial de nuestro modo de vida. 

"Consistencia afectiva y sentimientos de pertenencia a la comunidad. El mundo afectivo de los formandos/as, riquezas y desafíos". "El papel de la espiritualidad en la formación de un discípulo/a de Jesús. La formación como un proceso de crecimiento humano-espiritual y carismático (dominicano)". "Consistencias e inconsistencias vocacionales. Formar para la adquisición del estudio como habitus (“actitud vital”) del dominico/a y su servicio a la causa de Jesús”, “La diversidad de vínculos como riqueza de una comunidad formadora”. Expositor: Fray Adhemar Ventura.

Se finalizó con “La contemplación dominicana”. Su relación con la ecología, los pobres, la realidad, el estudio, la vida fraterna, la oración común, etc. Expositora: Hna. Marcela Soto. “Las comunidades dominicanas son como los sistemas ecológicos, concebidos para mantener formas poco comunes de vida. La vida dominicana requiere también su propio ecosistema, si queremos vivir en plenitud y predicar la Palabra de Vida. Pero no basta con hablar de ello; tenemos que planificar y construir diligentemente estos ecosistemas dominicanos. Esto incumbe, en primer lugar, a cada comunidad. Toca a los hermanos y hermanas que viven juntos crear comunidades en las que no podamos solamente sobrevivir, sino florecer”.

Más de 15 comunidades dominicanas, entre ellas la nuestra, participaron en el curso. De la Presentación asistieron cinco hermanas: María Eugenia Ordoñez Maldonado, Anayibe Flórez y Luz Karime Mancipe (Provincia de Bucaramanga), Maribel Burgos (Provincia de los Andes) y Doris Gilma Sorro (Provincia de Guadalupe).

Clickar sobre las flechas para desplazarseClickar sobre las flechas para desplazarse