Asamblea de Obispos de Francia

on 01 Dic, 2021
Visto: 1084

Tours (Francia), Hna. Rosario Amelia Garcés del Castillo.- Los obispos de Francia y el nuncio apostólico, Mons. Celestino Migliore, se reunieron en Lourdes para la Asamblea Plenaria de otoño, del martes 2 de noviembre al lunes 8 de noviembre.

Numerosos invitados se unieron a los obispos durante las distintas sesiones de esta Asamblea que reunió a un total de casi 300 participantes, entre ellos Hna. Véronique Margron, en calidad de Presidenta de la Corref (Conferencia de Religiosos de Francia).

El encuentro dedicó gran parte del tiempo a la reflexión y a los trabajos vinculados a la recepción del informe de la CIASE (Comisión Independiente sobre los Abusos Sexuales en la Iglesia), y también estuvo marcado por la secuencia vinculada a las cuestiones ecológicas "Clamor de la Tierra y clamor de los pobres", el miércoles 3 y el jueves 4 de noviembre. Se recordó especialmente que las personas en situación de precariedad son las primeras víctimas de la crisis ecológica.

El viernes 5 de noviembre, los obispos reconocieron la responsabilidad institucional de la Iglesia en la violencia sufrida por las víctimas de agresiones sexuales. En un ambiente de circunspección y recogimiento, el 6 de noviembre, los 120 obispos franceses participaron, junto con las víctimas y los laicos invitados para la ocasión, en una celebración que se desarrolló en dos etapas: conmemorativa ante la foto descubierta de una escultura de un niño llorando, y penitencial ante la Basílica de Nuestra Señora del Rosario.

He aquí las palabras de Hna. Véronique, durante el tiempo de conmemoración y penitencia por las víctimas de abusos sexuales:

https://youtu.be/PMdvt2De2u4 (min 16' y min 54'18).

Un momento para recordar

Todo está ahí en estas palabras y en este rostro.

Así que tal vez, pobremente, humildemente, hemos de escudriñarlas lentamente.

Estar, permanecer asombrado por el sufrimiento en exceso de este rostro, de esta lágrima, de estos ojos implorantes. Una desgracia, un desastre se han impuesto, se han inmiscuido en existencias que sólo pedían crecer, vivir, confiar, entregarse.

La palabra prohibida tanto fuera como dentro de este niño destrozado, me determina, me convoca, me obliga a desocuparme finalmente de mí mismo, de nosotros mismos, de nuestras Casas, de nuestras riquezas de todo tipo, de nuestras afirmaciones, para que toda nuestra energía esté únicamente del lado de su enorme soledad que implora nuestra verdad, nuestra presencia de verdad, nuestra respuesta. Para hacerle por fin justicia. Gracias a él, a su rostro que implora, gracias al don de la palabra de las víctimas y de los testigos de este dolor irrepresentable, aprender a reconocer el mal, a nombrar lo que causa la muerte, a nombrar el asesinato del alma cometido en nuestras comunidades creyentes, por nuestros miembros, clérigos, religiosos, laicos, y entonces tener como única angustia el cuidado de las lágrimas. Aprende a reconocer la palabra corrompida, la fe en el Dios vivo que ha sido desviada y desfigurada. ¿Cómo podemos sobrevivir si este niño, en su infancia, como en su vida adulta, no encuentra cerca de él algunos seres humanos capaces de honrar su confianza, su vida? En efecto, es él, en su inmensa vulnerabilidad, en su indefensa exposición, quien nos exige que seamos finalmente fiables, verdaderos, humanos, en lo más profundo de su dolor.

Que este rostro intenso de la infancia humillada me persiga, nos persiga incluso a cada uno de los que tenemos la responsabilidad, de una u otra manera, hasta que hayamos hecho que la justicia y la verdad se encuentren. En todas las formas en que me sigue habitando, perturbando, vigilante silencioso e insistente de mi propio corazón, de mi compromiso a favor de los "derechos humanos con protección absoluta", para que, pequeño o grande, manipulado, tratado como un objeto, cada uno en mi Iglesia, en mi comunidad, pueda convertirse en un "crecimiento", en un sujeto libre en su vida de la más alta dignidad, así simplemente.

Sr. Véronique Margron, op., presidenta de CORREF

Tiempo penitencial

Dios mío, los hombres y las mujeres han cometido no sólo lo injustificable, sino sobre todo lo intolerable. Tu Iglesia ha sido y es, el lugar de los crímenes contra la humanidad.  Suplicarte, Dios mío, parece casi demasiado poco, demasiado insuficiente. Rogar entonces también a cada persona cuya vida ha sido, es hundida en el abismo del infierno, porque tú eres, ellos son, tu rostro, mi Dios, tú el Dios humillado, despreciado, crucificado.

Tener piedad, implorar tus entrañas Dios mío, prometiendo hacer justicia. Rogar para que nos compadezcamos permaneciendo al pie de la Cruz. No podemos descender al infierno en el que se ha arrojado la vida de cada niño, la vida de cada adulto que se hace vulnerable. Pero pedir la fuerza, así como la gracia, para quedarse en la puerta, al borde de la tumba, y allí suplicarte en voz baja, Dios que eres el único que puede descender a esta oscuridad y derribar la puerta. Sólo Tú puedes librarnos, también, del mal que hemos cometido contra la vida, la integridad, la dignidad, la confianza, la fe de cada existencia, magullada, una tras otra, rostro desfigurado tras rostro desfigurado. Arrancarnos de este mal y fortalecer nuestra pobre valentía para que un día escuchemos la palabra de gracia que José después de enterrar a su padre Jacob, ofreció a sus hermanos, que lo habían vendido como esclavo, reduciéndolo a un objeto: "Vosotros pensasteis hacerme daño, Dios lo pensó para bien, para conservar la vida, como hoy ocurre, a un pueblo numeroso." (Génesis 50:20)

Sr. Véronique Margron, op., presidenta de CORREF