¡Júbilo y celebración!

on 17 Nov, 2020
Visto: 1717

Dhulkot (India), 17/11/2020, Hnas. de la Comunidad de Dhulkot.- Nosotras, las hermanas de la comunidad de Dhulkot, provincia de la India, estamos muy contentas de compartir con ustedes el gran regalo que recibimos de Dios por la intercesión de la Bienaventurada Marie Poussepin durante este Año de Gracia por los 25 años de su Beatificación. La provincia decidió construir una casa para una familia pobre en Dhulkot, nuestra primera misión en el norte de la India, para conmemorar este Año de Gracia. Con inmensa alegría y gratitud, podemos decirles ahora que esta casa para la Sra. y el Sr. Pawan está casi lista.

Nuestro gran deseo de anunciar la Buena Nueva, de "llevar el conocimiento de Jesucristo y sus misterios" entre tantos que ni siquiera han oído hablar de Él, nos llevó en 1986 a Dhulkot, diócesis de Khandwa, Madyapradesh, para colaborar con la misión de la diócesis en esa remota zona. Nuestras hermanas que fueron pioneras en esta misión dieron testimonio de Jesús con su presencia y servicios de caridad en los campos de la salud, la educación y la promoción humana. El poblado de Dhulkot era nuestro Sainville, donde los pobres e ignorantes dependían del bosque para su sustento y otros de la cría de ganado y el cultivo. El gobierno había mostrado poco interés en desarrollar esta zona. No había facilidades para el cuidado de la salud, la educación, el transporte, etc. Nuestras hermanas tuvieron que hacer frente a muchos problemas, el peor de ellos la falta de agua. Pero se unieron a la gente, compartieron su vida, escucharon sus historias, aprendieron su idioma, caminaron kilómetros y kilómetros visitando a sus familias, ayudándolas en sus luchas y educándolas en las lecciones básicas de limpieza e higiene.

Dhulkot ha mejorado mucho con una escuela secundaria del gobierno, un hospital del gobierno, instalaciones de transporte adecuadas, etc. Nuestra misión también ha evolucionado ahora: atender las necesidades de atención médica de muchos pacientes a través del dispensario, enseñar y administrar la escuela secundaria diocesana, cuidar del albergue para más de 100 niñas que van a la escuela, la promoción humana a través de grupos de autoayuda y otros servicios sociales, visitar a las familias católicas y fortalecerlas en su fe, etc. Aunque hay muchos progresos en Dhulkot y los pueblos de alrededor, todavía hay mucho por hacer. La gente no tiene casas adecuadas y sus condiciones de vida aún deben ser mejoradas. Es en esta coyuntura que la Provincia extendió la ayuda a esta familia que está ayudando en nuestra misión de diferentes maneras y que había estado viviendo en un pequeño lugar con cuatro de sus hijos.

La construcción de la casa se inició el 20 de junio de 2020. Para disminuir los gastos, las hermanas están supervisando el trabajo, aunque hay trabajadores con experiencia para ayudar. La contribución de los miembros de la familia también es contable. Han hecho mucho trabajo manual, lo que ha ahorrado algo de dinero. Esperamos completar el trabajo para el 21 de noviembre. Estamos muy agradecidas a Hna. Deepa Moonjely, Superiora Provincial y su consejo y a todas las hermanas de la Provincia por habernos dado este regalo. Pawan y Sevanti no tienen palabras para expresar su gratitud. Dicen que nunca han soñado con una casa como esa en un futuro cercano.

La construcción de esta casa nos dio la oportunidad de experimentar muy de cerca las luchas y dificultades de la gente y ser parte de ella como Marie Poussepin lo hizo en su tiempo. Que nuestros esfuerzos y oraciones para vivir su carisma y darla a conocer allanen el camino hacia su canonización. Oramos fervientemente por esta gracia. Una vez más, muchas gracias por este maravilloso regalo que permanecerá como un memorial viviente en el pueblo de Dhulkot en nombre de la Bienaventurada Marie Poussepin.