Oración sálmica desde Bogotá

on 26 Ago, 2020
Visto: 1782

Bogotá (Colombia), 26/08/2020, Hna. Ana Isabel Blanco Estupiñan.- Oración sálmica en los 25 años de la beatificación de Marie Poussepin.

Gracias, Padre de amor, por este regalo a la Iglesia
en la humilde, piadosa y caritativa Marie Poussepin;
su espíritu de caridad se prolonga en el tiempo,
en el espacio, en la vida de cada hermana,
en la comunidad y en las nuevas búsquedas misioneras.

Gracias Señor, por la riqueza del carisma de Marie Poussepin,
gracias por los llamados que nos hace día a día
a volver a lo esencial en el seguimiento de Jesucristo
y a reavivar el fuego del amor, a dejarnos transformar,
a vivir una espiritualidad contemplativa encarnada
en la realidad del mundo de hoy.

Gracias Marie Poussepin porque, inspirada por la Providencia,
fundaste una comunidad con espíritu dominicano
para vivir el evangelio, ejercer la caridad,
crecer en la vivencia de la fe, el amor y la esperanza,
y compartir la misión en el servicio de la iglesia.

Gracias por estos tres siglos de presencia misionera,
de fidelidad, de historia en los cuatro continentes,
de compromiso a reavivar el Carisma,
a responder con una mirada de compasión, misericordia
y solidaridad con los más pobres y vulnerables.

Ayúdanos, Señor a ser comunidades fieles, fecundas, realizadas,
con una identidad sólida,
con capacidad crítica y espíritu de discernimiento,
con coraje, apertura y sabiduría para releer los signos de los tiempos,
escuchar la voz de Dios, ser signo profético de humanización,
como lo hizo Marie Poussepin y a responder con fe, audacia,
creatividad a las nuevas llamadas, que haces hoy a la Congregación.

María Madre del silencio y de la escucha,
haznos dóciles a la contemplación de la Palabra
a la escucha de la voz de Dios y su llamada a la reconciliación;
y haz que se abran nuestros ojos, mente, corazón, voluntad
para acoger la gracia de Dios y expresarla
en un nuevo estilo de vida, sencilla, humilde, alegre y fraterna.