TESTIMONIOS: Hna. Cécile Sawadogo 

on 24 Sep, 2020

Lourdes (Francia), 24/09/2020, Hna. Cécile Sawadogo.- Soy Hna. Cécile Sawadogo de la viceprovincia de África; estoy en misión en Francia, en Lourdes. Marie Poussepin ha vivido y rezado, ha velado por su obra y damos gracias a Dios. Puso en practica su vida de mujer, estuvo cerca de la cruz de Cristo, ejerció su carisma y fue caritativa con los más necesitados.

El Año de Gracia es la alegría del corazón, es una acción de gracias a Dios por su regalo gratuito, por todas sus obras. Marie Poussepin fundó su congregación con las niñas sin ningún tipo de apoyo, y las hermanas permanecieron fieles a su trabajo hasta su beatificación. Me sentí alegre cuando me dijeron que fui escogida junto con Hna. Noëllie Kabore para ir a la beatificación, fue una gran alegría para mí, fue Hna. Carmen del Pilar quien me lo dijo. ¡Que su alma descanse en paz!

Tuvimos un buen viaje y di gracias a Dios a lo largo del mismo mientras descubría los orígenes de nuestra madre fundadora, la belleza del paisaje y la acogida de las hermanas. En la Casa Madre, visité la tumba de Marie Poussepin, fui a su habitación en Sainville y me senté en su cama, fue realmente impresionante. El día de la beatificación, en la Basílica de San Pedro en Roma fue una inmensa alegría, había una multitud de personas; nuestras hermanas de diferentes países y los fieles laicos. Me conmovió mucho. Estaba feliz porque África también estaba presente. Demos gracias a Dios por sus maravillas para su Iglesia y para nuestra Congregación.

El mensaje que dejo a las hermanas es mantener siempre la llama de la caridad encendida por Marie Poussepin y poner en práctica su carisma. Os invito a amar a nuestra madre fundadora y a darla a conocer en nuestras diferentes misiones. El año de gracia nos invita a rezar más a Marie Poussepin y a poner en práctica su obra de caridad. Nuestra Madre Fundadora se inspiró en su tiempo, para que nosotros también nos inspiremos en la lucha contra la ignorancia de nuestro tiempo. Nuestra Madre Fundadora fue una mujer social, para que podamos desarrollar obras de amor con la gracia de Dios en nuestras misiones.