Francia: Cartas a Marie Poussepin - 2

on 26 Abr, 2020

Provincia de Francia, 26/04/2020.- Seguimos descubriendo las cartas a Marie Poussepin. Cada Hermana comparte a través de estas cartas un gran tesoro y un buen recuerdo, expresando sus deseos y anhelos.

Marie Poussepin,

Vengo a ti muy tímidamente, permitiéndome tutearte, lo cual me parece más fácil al escribir esta carta que te envío hoy. Tú, a quien no conozco, habiendo vivido en un siglo diferente al mío, pero tú...  a quien he ido descubriendo día a día, durante más de 30 años, no sólo a través de tus Reglamentos, de tu historia, de la historia de la Fundación de la Congregación, sino también a través de las hermanas que te han encontrado, muchas de las cuales ya se han unido al Padre; a través de sus vidas entregadas, a menudo sin contar su tiempo, su cansancio, en el  servicio de sus hermanas y hermanos en misiones con frecuencia humildes y sin embargo tan importantes para todos, sin hacer ningún ruido, como la cocina, la lavandería, la costura, la limpieza y el mantenimiento, el cuidado de niños, el trabajo en las parroquias, la aceptación de la responsabilidad... etc. que nos enseña el don de sí mismo sin cálculo, la simple Fe y el profundo arraigo en Dios incluso en medio de pruebas y tormentas, mirando a Dios con la confianza y  la seguridad de los pequeños y de los humildes; en la perseverancia..., las verdaderas hijas de Marie Poussepin, habitadas por la luz que habla más allá de las palabras y nos dice la presencia de un Dios que nos ama.

Es su alegría de vivir, de encontrarse a sí mismas, su fraternidad lo que un día me hizo querer compartir su vida, animada por el Espíritu del Señor, ya allí sin saberlo, empecé a descubrir y a amar a Marie Poussepin, su carisma y la simplicidad. Hoy hace casi 32 años que dije que sí para unirme a esta Congregación y más de 36 años, contando el tiempo de la formación inicial, tiempo en el que camino con Dios, con los demás, conmigo misma, descubriendo y viviendo su carisma, abriéndome a tu camino, a tu fe, a tu audacia, a tu confianza, a tu visión de futuro, que por el Espíritu Santo estabas construyendo una Congregación al servicio de los más pobres, teniendo la Caridad como alma la comunidad, pero también a la confianza que ya tenías en aquellas que después de ti continuarán esta obra de Dios, con el Espíritu Santo, permitiéndoles encontrar formas de adaptarse en sus vidas, en su comunidad, en su misión a su época, a los nuevos desafíos y problemas, a las necesidades de su sociedad. Esta confianza en las hermanas que vendrá después de ti, sin conocer el futuro, me dice mucho y deja dulcemente en mi corazón la certeza de Dios presente y operante en toda la historia de nuestra Congregación y en la historia de nuestras vidas y que cada día es como un regalo que nos traes y nos das cada día. Gracias a ti.

A través de tu humanidad y del amor por cada uno de nosotros, por los más pobres, a través de toda tu vida, en total dedicación, has mostró que cada persona es preciosa y digna de ser amada.

Por tu vida o irradiando la luz de Dios, la rectitud, la verdad y la paz, el servicio, la entrega, no guardando nada para sí misma, a pesar de las muchas pruebas y obstáculos, nos estas abriendo un camino de vida, sentimos que está a nuestro lado, animándonos, "confianza", lo que nos dice en sus Reglamentos, y lo necesitamos para vivir nuestra consagración en la vida hoy en día.

Lo que más me llama la atención es cuando dijiste: "Si vives en la fidelidad a Dios, y a mi espíritu la Congregación continuará”   Intuición Primera de las Constituciones p 16.

Para su comunidad "la obra de la Providencia”,  Marie Poussepin ha dado todo; está segura de que "a sus hijas no les faltará lo necesario”, si son fieles a los Reglamentos y diligentes en su trabajo". Ella espera todo de Dios, pero tiene confianza también en aquellas que, respondiendo a la llamada del Señor, la seguirán con fe. Palabras fuertes para hoy, que yo dejo resonar en mí.

Siempre supiste dónde estaba tu lugar legítimo, cuando dejaste la compañía a tu hermano, cuando fuiste a Sainville donde entregaste tu trabajo a otro que te sucederá después, sin guardarte nada para ti, cuando tienes todo hecho para asegurar el futuro de este trabajo de Dios... ...diciéndonos así que su único tesoro es Dios y su único deseo el futuro y la felicidad de tus hermanas bajo la protección de la Divina Providencia y de la Virgen María.

Nos envías siempre a retornar a Dios, para que no nos empobrezcamos en una falta, para que podamos vivir en comunidad con nuestras hermanas, nuestra misión, crecer en la confianza y el amor a sí misma, a los demás y a Dios, para tejer este vínculo de amistad, de Amor con Aquel que es el único que nos permitirá vivir nuestra consagración hasta el final, para descubrir en lo profundo de nosotros esta profunda calma, esta paz de Dios que habita en nosotros, incluso en las profundidades de las tormentas, como el mar que es golpeado... en la superficie se ven vientos y ráfagas, mientras que en la profundidad está en calma.

También nos dijo la importancia de tomarse el tiempo para detenerse, para incrementar, para saborear todos los regalos, todas las gracias recibidas, para volver a Dios y dejar que nos ame y nos transforme, para nuevamente dar la vida con nuestras hermanas y en la misión. La sabiduría y el equilibrio humano habitaban en tu corazón.

Sabías cómo hacer y vivir las cosas de forma sencilla, las diferentes etapas, las diferentes pruebas, con alegría para los otros sin preocuparse por las críticas que la gente pueda hacer. Te dejas conducir por la Providencia, confías, no sin dolor y lucha, pero con fe.

Has vivido tu vida al máximo, renunciando a esta necesidad de perfección para ti y para los demás y dándolo todo, sin reservarte nada, como dice tu testamento.

Tu vida expresa que la Alegría, la verdadera Alegría es la experiencia de dar y vivir plenamente sin esperar nada a cambio y porque no conoce reglas, no teme ser imperfecta y puede sorprendernos incluso en los momentos más difíciles, en los momentos más oscuros.

También nos dices como mensaje que en nuestra vida, sí, viviremos pruebas, enfermedades, tentaciones...que nuestra vida terminará algún día, pero no importa, porque cada vida encontrada habrá contado y nos sentimos totalmente ...seres queridos. Y que la curación cuando la pedimos no es necesariamente la curación del cuerpo que se nos dará, sin la del corazón que recibe esto como un regalo.

Tu vida nos muestra que la fe es esperar en lo invisible sin necesidad de pruebas. Que tener fe no es sólo creer es dejar ir las propias creencias, es acordar confiar en lo que es, como es, dejarse llevar guiados por el Espíritu, incluso si estás confundido. Esa esperanza está en el corazón de la fe y la mantiene viva, brota naturalmente en respuesta al miedo y la incertidumbre, sigue volviendo como una "cosa" viva.

Su vida, su fe, su misión está llena de riqueza, enseñanzas, vida que nunca terminaremos de descubrir y hacer vida en nuestras vidas.

Un día, en silencio, estuve dos horas y media frente a tu tumba en la capilla de la Grande Bretèche y al mismo tiempo... ante Dios, simplemente buscando, escuchando algo que me ayudara en mi vida hoy, por lo que estaba pasando. En ese largo silencio, escuché, me di cuenta de que no estaba sola, que el silencio estaba habitado, me dejé llevar por él.

En mí como un murmullo surgieron estas palabras: "Releed el Evangelio, las Constituciones, lo que os he dejado como puntos importantes para permanecer fieles y avanzar en el corazón de este mundo, la tormenta y los vientos de frente, fijos los ojos en Dios, en la confianza; permanece fiel a Dios y a lo que constituye tu vida consagrada. Da gracias al Señor de haberte elegido, de todo lo que has recibido; mira tu vida, ve los pasajes y la presencia de Dios, cómo actuó y te llevó.

Y luego está esa hermosa oración que rezamos todos los días que inician y termina con la Trinidad y nos dice lo esencial de su mensaje y nuestras vidas, en una relación de su mensaje y de nuestra vida, en una relación trinitaria con Dios, donde Jesús nos abre su relación de amor con el Padre y nos invita a entrar en él a través del Espíritu.

"Señor todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, concedenos que a imitación de la Bienaventurada Marie Poussepin... ser inquebrantables en la fe, firmes en la esperanza y generosas en la caridad, funda nuestras almas en una viva comunidad de amor y santidad para que pueda cantar eternamente el himno de alabanza a la Gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo".

Cada palabra me pareció llena de un profundo significado, una realidad impenetrable y muy viva; Marie Poussepin me muestras algo de esta realidad de Dios que te rodea y en la que ahora vives en plenitud y que puede actualizarse en nuestras vidas? Dejé esta pregunta abierta y acogí en mí una paz profunda que gradualmente vino a habitarme desde el interior.

Bien sencillamente comparto esto contigo, ese día me ayudaste a volver a lo esencial y a recuperar la confianza, gracias.

Soy consciente de que nada está terminado, todo debe construirse cada día, las gracias recibidas permanecen pero el camino continúa para pasar, para empezar de nuevo cada día.

Hoy en día hay tantos trastornos en nuestro mundo, la reestructuración de nuestra Congregación, “el pequeño resto” en que nos estamos convirtiendo, Jean Vanier entre luces y sombras, la crisis social, los migrantes, la pobreza, la injusticia y la violencia, los desafíos de todo tipo con los avances científicos que no dejan de implicar riesgos de diferente orden para el ser humano, la pandemia y sus terribles consecuencias ... el cambio positivo de comportamiento, de una humanidad mayor, que está naciendo... Y todavía necesitamos escuchar lo que tienes que decirnos, para escuchar lo que el Espíritu está soplando sobre nosotros de Dios.

Me llega esta oración que comparto con ustedes:
Señor, Dios nuestro Padre, gracias por Marie Poussepin,
Por la obra que habéis construido con ella, la obra de vuestra Providencia,
Por su fe, su docilidad, su confianza, su previsión, su fuerza interior,
Gracias por todas las hermanas que han trabajado después de ella y hasta hoy,
que han dado sus vidas al servicio de los demás, en el ejercicio de la caridad,
Incluso en las misiones más difíciles,
que año tras año han construido y están construyendo la Congregación,
Dale vida a tu obra de amor,
Gracias por los que trabajan hoy y por los que vendrán.
No sabemos cómo serán los años venideros, ni tampoco sabemos cómo iremos a vivir nuestra vida religiosa, comunitaria y misionera,
Contamos con Jesús con nosotros, con la fuerza del Espíritu, la Presencia y el Amor de Dios y contigo.
Marie Poussepin para proteger a tus hijas y guiarlas.
Un ojo para ver el hoy y el otro para ver y anticipar el mañana.

Me siento muy  feliz de haber pasado este pequeño momento contigo, me quedo en silencio cerca de ti y en Dios para entender y recibir cómo vivir nuestra vida religiosa, nuestra fe, nuestra misión, todo lo que compone nuestra vida de todos los días.

Que este año de gracia nos abre profundamente a tu Carisma, a la voluntad de Dios, a su Amor y a su Providencia, a lo esencial de nuestras vidas, a una confianza ilimitada en este Dios que nos ama, que no sólo habita en mí, sino en toda nuestra vida, también reside en cada uno, en cada hombre, cada mujer y por lo tanto en cada una de mis hermanas.

Gracias Marie Poussepin !

 Hna. Catherine Arrondel

¡Poema!

¡Para ti, Marie Poussepin, estas pocas palabras!
En primer lugar, permítame decirle lo feliz que estoy,
...al saber que nuevamente se ha establecido en Sainville,
Cuna de nuestra Congregación,
la presencia de una comunidad en la que los miembros que la componen
expresan nuestra internacionalidad!
¡Sí, una gran alegría!
 
Han pasado 25 años desde que fuiste beatificada: la Iglesia está agradecida a ti y a tu familia.
la santidad de tu vida,
la obra que ha realizado: Apóstol Social de la Caridad.
 
Lo que me gustaría decirte hoy:
Me asocio plenamente con la acción de gracias de toda la Presentación, por el trabajo realizado por
todos nosotros!
Ya veo: tu Familia vive en el mundo, confraterniza con los pequeños,
está difundiendo la Palabra,
ella trae alivio para tanta angustia;
 
sin duda, he aportado mi pequeña piedra a esta hermosa obra, a este edificio llamado Congregación...
Piedra pequeña, a Joué, a Fleury, a St Genès, a Ancizan...
Aprendí de ti que una palabra sólo puede ser difundida, a través de todos estos
pequeños gestos cotidianos y anónimos, forjando este deseo de ir hacia el otro y
...mira que Jesucristo... ¡30 años de carpintería, ese carpintero de Nazaret!
 
Pude descubrir que en tu gran familia, tantas hermanas
rivalizan entre sí en fraternidad, mezclando culturas e idiomas por el mismo motivo
la caridad, animada por el único amor: el de JESÚS
Habitadas por la misma alabanza: Gloria al Padre,
Gloria al Hijo,
Gloria al Espíritu
sí, aprendí de ti el don, el que se da día a día, sin historia y sin ruido, a pesar del
cansancio, a veces del aburrimiento, de la soledad del corazón; pero cada mañana, tu ternura se renueva en nosotros,
te invita a la aventura!
Sí, aprendí la alegría de compartir, con tantos padres, jóvenes, niños,
la alegría de escuchar la Palabra
para examinar su significado,
para compartirlo,
para expresarlo a través de signos, por pequeños que sean: imágenes, modelos, realizaciones prácticas que
...un pequeño tren que atraviesa las aldeas de Palestina,
nave-Iglesia, impulsada por el ESPÍRITU, por los Apóstoles, Esto con el fin de ponerse al alcance de los niños; ¡aprendí esta simplicidad de ti!
 
También he descubierto la confianza que ayuda a echar raíces, y si hay comunidades que echan raíces, he descubierto que cuando hay confianza, se multiplican... también están las que se cierran, por falta de brazos para apoyar: creyendo que una semilla ha sido sembrada, y que se levantará en el momento adecuado por el Maestro ... sí, la confianza y la esperanza.
 
He aprendido que hay que amar, a pesar de las apariencias de lo contrario,
tienes que saber perdonar,
Disculpar,
descubrir lo mejor de cada uno,
olvidarse de sí mismos para dar paso al otro!
 
Marie Poussepin, no te conocía,
nadie a mi alrededor hablaba de ti,
pero se necesitó la bienvenida y la sonrisa de una de tus hijas para atraerme a ti.
Sí, esta es la fuente que me hizo venir a ti: una bienvenida, una sonrisa, una atención; la de una de tus hijas, Hermana de la Presentación ;
Sí, entonces, creo profundamente en todos esos gestos diarios que expresan caridad:
bienvenida, compartir, atención, respeto, escuchar, silencio! Oh, no hace mucho ruido: ¿no dice uno
no que el ruido no hace ningún bien, y el bien no hace ruido?
Sí, es de este encuentro, que mi vida llegó a ti.
Marie Poussepin, nuestro mundo ya no es lo que conocíamos; ya no es
Tampoco el mundo de nuestra infancia, la adolescencia,
es un mundo en busca de sentido, verdad, solidaridad; es un mundo en
cuestionamiento: secularismo, indiferencia, actividades de ocio, violencia, búsqueda de la
placer, cada hombre por sí mismo
así que, abre nuestros ojos, para que podamos ver dónde más
la Caridad, la de Cristo que abre nuestros corazones y mentes,
amplia nuestra oración a las dimensiones del mundo, fortalece nuestra Fe
para mantenernos fieles a nuestros compromisos,
en conexión con este mundo en busca de la verdad!
Que la Palabra del Evangelio habite en nosotros, nos forme
que sea como el pan que compartimos.
 
Sí, amo tu espíritu de libertad y sabiduría,
Familia para ti no fue una palabra vacía! sino una realidad tan fuerte, así que mira a los que se aman,
los que lloran, miren al niño que ama tiernamente a su mamá y a su papá!
Marie Poussepin,
viste el bien y lo hiciste: deja que nuestros ojos vean, deja que nuestras manos hagan y cumplan lo que nuestros ojos han visto!

Hna. Agnese Rinaldo