Francia: Cartas a Marie Poussepin - 4

on 13 Jun, 2020
Visto: 2080

Provincia de Francia, 11/06/2020.- Más cartas a Marie Poussepin desde Francia. 

Querida madre,

Sí, eres nuestra madre, nos has engendrado hace tres siglos y algo más después de los primeras, que compartieron tu vida, en 1696. Sí, nos generaste para « vivir y morir al servicio de la Iglesia en el ejercicio de la caridad ». Porque:

«El alma de la Comunidad es la caridad»... La caridad es un verdadero ejercicio. Sabes algo de eso, ¿no? Práctica o hábito, entrenamiento, actividad física, maniobra... todos los sinónimos de "ejercicio" tienen un significado... que tiene que ver con la caridad.
Aquí... cuando te encuentres con Madeleine Delbrêl en la curva del cielo y tengas una pequeña charla, ella te lo dirá:
« No aprendes sobre la caridad, la conoces poco a poco a medida que la conoces... el conocimiento de Cristo. »
O « Es el Espíritu de Cristo el que nos hace fructíferos en la caridad. »
« La caridad es nuestra vida convirtiéndose en vida eterna. »
« Un acto sin caridad es una muerte súbita, un acto de caridad es una resurrección inmediata. »
« La caridad se la gana, deseándola, pidiéndola, recibiéndola, transmitiéndola. »
Creo que ya he dicho suficiente sobre un tema que conoces de memoria.
Así que « vivir y morir en el ejercicio de la caridad » ¿es probablemente lo que hacen Germaine y Paul?
Y te veo recibiéndolos con esa buena y delicada sonrisa que te caracteriza tan bien.
 

Y, en estos tiempos que son los nuestros y tan confusos, le escribo para hablarle de algunos Fioretti de su presentación en Francia. Una vez no se acostumbra: no vamos a culpabilizarnos... pero mira lo que ha pasado desde el 17 de marzo del Año de gracia 2020, (es decir, desde hace un mes y medio) lo que ha sucedido de hermoso, bonito, fraternal, vivaz, libre, inventivo, valiente, comunicativo, alegre, etc... Su familia se ha encontrado atrapada en un peligro del lejano oriente del planeta llamado coronavirus o covid19. (No escribo su nombre en mayúsculas, no se lo merece). Este temible virus - como una plaga o cólera de tiempos pasados - se propagó en el oriente y luego en Europa, sin perdonar a los otros continentes. En Europa, causó daños considerables y los países tuvieron que confinar a la población. Así que las Hermanas de la provincia de Francia cerraron de golpe las persianas, las rejas, cerraron las puertas de sus casas. No es su costumbre. Por el contrario, les gusta abrirlas para que salir e ir hacia otros y que otros puedan entrar. Y entonces algo realmente bueno sucedió. 

Empezó como un estremecimiento, con una propuesta de nuestra hermana Anne. Nos preguntó si nos interesaría compartir un diario que lleva, día a día, de lo que está experimentando. La respuesta fue indudablemente muy positiva porque desde el 19 de marzo ha estado enviando noticias regularmente. ¡Y qué noticias! Luego hubo un florecimiento del compartir: poemas, canciones, avisos, noticias, actualidad, crónicas, boletines, flashes, de toda la provincia, e incluso de toda la congregación - su congregación - en los diferentes continentes donde está establecida, donde hace el bien como usted nos ha enseñado a hacer. Era una antología. Por cierto, no debería ser como un souflé de queso: el coronavirus se ha ido, y se ha llevado el picante! (para evitar la repetición de la antología)! Tenemos que sacar algo bueno de este mal. La flor debe convertirse en una gavilla de comunión a su alrededor, ¿no? Como dice Montaigne, « Es una hermosa armonía cuando el decir y el hacer van juntos. »

Y de nuevo, lo que le digo, muy torpemente, es sólo la punta del iceberg porque han ocurrido cosas que el encierro no ha revelado y que el secreto de los corazones, por sí solo, sabe! La convivencia durante las 24 horas del día cambia las relaciones, las miradas se convierten, se establece la benevolencia, reír juntos cura los malentendidos, una confianza llama a otra... ¿Quizás el verbo amar se conjuga en tiempo presente? Y he limitado mi charla sólo a la congregación, porque también han florecido bellas iniciativas en parroquias, diócesis, barrios... Pensé que estaba escribiendo una carta corta y aquí está desbordando por todas partes mientras mi corazón se desborda con el manto de San Martín. Así que voy a dejar mi charla...

Pero he pasado un tiempo muy dulce contigo. ¡Por supuesto, hablar con tu madre es un momento privilegiado! ¿Tal vez soy un poco familiar? No, ¿no? Te gusta... ¿Puedo pedirle una comisión? ¿Sí? Cuando conozca a Madre San Pedro, transmítale toda la admiración y el amor que le tengo.

Hna. Françoise-Chantal

Querida Madre Marie Poussepin,

He venido a decir ¡GRACIAS!
Durante tres siglos, la gente ha hablado de ti y de la obra que la Divina Providencia que has puesto en en tus manos.
Durante tres siglos has viajado por los países a través de tus hijas que han seguido tus pasos...
y que han extendido tu carisma hoy en 36 países y pronto en 37, desplegando la expansión misionera.
A lo largo de estos tres siglos, tu caridad ha permanecido en cada hermana que cuida una persona enferma, que enseña a un niño, que visita a una familia... que habla de Dios y con Dios en la parroquia, la prisión, la calle...
Tres siglos que hablamos de ti, que rezamos contigo, ¡que te amamos!
El tiempo pasa, querida madre, no sin dificultad, pero tú nos enseñas cada día con tus virtudes, que, como un viento fresco, penetran en nuestras almas, nuestras vidas, ¡nuestras comunidades!
Ayúdanos, querida Madre Fundadora, a cumplir su deseo: "Que la caridad sea el alma de la comunidad".
Por siempre y para siempre serás: "la humilde, piadosa y caritativa Marie Poussepin".
Que nosotras, tus hijas, permanezcamos fieles a tu espíritu y anunciemos a Jesucristo donde el viento del Espíritu nos envía.
Simplemente, vengo a decir: GRACIAS, a ti, la maestra, la enfermera, la catequista, finalmente... "LA APÓSTOL SOCIAL DE LA CARIDAD"
Con amor y gratitud,

Tu hija, Hna. Amanda Mesa.
Casa de Abraham - Jerusalén