TESTIMONIOS: Hna. María Teresa del Rosario

on 30 Jul, 2020
Visto: 2187

Medellín (Colombia), 30/07/2020, Hna. María Teresa del Rosario.- Como en la Provincia éramos tantas hermanas quedar en la lista de las que íbamos a ir a Roma a la beatificación de nuestra Madre fundadora fue una gracia muy grande que el Señor me concedió. Yo, participar en este momento de gracia, es una prueba de que el Señor escoge lo sencillo y nos sorprende cada día.

Hna. María Teresa del RosarioHna. María Teresa del RosarioHaber estado en Dourdan, casa donde nació Marie Poussepin, en Sainville donde nació la Congregación, su farmacia donde atendía los pobres, la puerta por donde salieron las Hermanas en el momento de la dispersión, fue algo inexplicable estar en esos lugares tan sagrados para la Congregación. Haber conocido su habitación, la pila bautismal y la Iglesia donde Marie Poussepin fue bautizada y donde ella estuvo tantas veces como madrina, fue una gracia nunca esperada ni pensada por mí, gracia que cada día agradezco a Dios y vuelvo a revivir en mi memoria y en mi corazón al recordarlo en este año de gracia de los 25 años de su Beatificación.

Una cosa que todavía le doy gracias a Dios, haber conocido la tumba de nuestra madre fundadora, le gaste muchos ratos de oración y su gracia ha sostenido mi vocación que he vivido y vivo feliz sirviendo al Señor en la casa de Marie Poussepin. Esta experiencia me sirvió para conocer más a Marie Poussepin, querer mucho más la Congregación, profundizar en el Carisma, animarme en el servicio de caridad y agradecer mi vocación a Dios.