Desde Roma, canción a Marie Poussepin

on 20 Oct, 2020
Visto: 2581

Roma (Italia), 20/10/2020, Hna. Luz Marina Angarita Contreras.- Este Año de Gracia ha sido la oportunidad para alabar, bendecir al Señor por la vida y carisma de Marie Poussepin. En este contexto nace esta canción, para animar nuestra propia vocación y respuesta al Señor, en una comunidad internacional (Roma), donde todas somos extranjeras, en una tierra donde floreció el Carisma y hoy nos desafía a revivirlo.

La canción es una expresión orante, especie de jaculatoria, que quiere recordar y grabar en el corazón lo esencial y como Marie Poussepin dejar que el Espíritu nos impulse a vivir la caridad creativamente. También es una invitación para cada una, a hacer un ejercicio de síntesis, ¿qué rasgo o rasgos de Marie Poussepin quiero encarnar y hacer más evidente? Y así con la vida de todas, el Carisma se renueve en la Congregación.

  • Letra de la Canción hecha por Hna. Luz Marina Angarita Contreras, que hace parte de la comunidad permanente de Valdieri - Roma. 
  • Música e interpretación realizada por Hna. Eleein Paola Navarro González (aunque no conoce la lengua Italiana con generosidad puso a disposición sus dotes).

 

Marie Poussepin

Alabado sea el Padre,
Alabado sea el Hijo
y el Espíritu Divino,
que han hecho maravillas
en su sierva Marie Poussepin.

Animada por el Espíritu, vivió en la fe.
Mujer humilde y prudente,
en la Beauce el grano sembró.

Su mirada contemplativa marcó su vida.
Confiando en la Providencia,
su obra comenzó.

Misericordia, caridad, paciencia,
son sus rasgos, su ciencia;
de un camino, un carisma,
que a la Iglesia ella entregó.

Marie Poussepin (Originale Italiano)

Lode al Padre, lode al Figlio
E allo Spirito Divino
Che hanno fatto meraviglie
Nella sua serva Marie Poussepin.

Animata dallo Spirito, ha vissuto nella fede
Donna umile prudente, nella Beauce il grano seminò.

Il suo sguardo contemplativo, ha segnato la sua vita
Affidata nella Providenza, la sua opera iniziò.

Misericordia, carità pazienza, sono le tracce, la sua scienza
D’un camminò, d’un carisma, che alla chiesa ella donò.