TESTIMONIOS: Hna. María Fabiola Velásquez

on 16 Nov, 2020
Visto: 2220

París (Francia), 16/11/2020, Hna. María Fabiola Velásquez Maya.- EXPERIENCIA PERSONAL DE LA CELEBRACIÓN DE LA BEATIFICACIÓN DE MARIE POUSSEPIN EL 20 DE NOVIEMBRE DE 1994 EN ROMA. Permítanme ante todo señalarles que, habiendo asistido desde niña a mi gran establecimiento educativo situado cerca de la casa de mi familia, dirigido por las Hermanas Dominicas de la Presentación, escuché a las hermanas hablar de Marie Poussepin y, como tantos otras estudiantes, admiré profundamente a esta extraordinaria mujer que las hermanas nos presentaban regularmente con sencillez y gratitud. Así que, como estudiantes en la casa de las hermanas, fuimos invitadas a menudo, incluso en ese momento, a rezar por la Canonización de Marie Poussepin.

FEBRERO DE 1994: EN MEDIO DE LA REUNIÓN DEL CONSEJO GENERAL EN ROMA, ¡NOS LLEGÓ EL ANUNCIO DE LA BEATIFICACIÓN DE MARIE POUSSEPIN!

Convocadas por Sor Inés Mercedes, Superiora General de la época (se encontraba al final de su tercer mandato), estábamos en medio de los trabajos del Consejo, cuando el Padre Inocencio Venchi, Op. Postulador General de la Causa de Canonización de Marie Poussepin, pidió urgentemente hablar con Hermana Inés Mercedes para transmitirle la gran noticia del Decreto de Beatificación de nuestra Fundadora para el 20 de noviembre de este año 1994.

Se pueden imaginar la alegría que sentimos cuando escuchamos el anuncio... Inmediatamente aplaudimos con todas nuestras fuerzas hasta el punto de que las hermanas que estaban en la Casa Generalicia, especialmente las que trabajaban en el secretariado en el primer piso, subieron para saber lo que estaba pasando... En pocos minutos todas las demás hermanas de la casa escucharon la feliz noticia....

Inés Mercedes expresó su deseo de ver las cuestiones más urgentes que estaban en el orden del día de esta sesión de trabajo, y luego ver juntos cómo organizarnos para la preparación de la Beatificación de Marie Poussepin, ya que sólo faltaban 9 meses para esta celebración.

En ese momento, los miembros del Gobierno General eran: Sr. Leonor Avellaneda Navas, Sr. Colette Papouin, Sr. María Nuria Gaza, Sr. María Magdalena Herrera, Sr. Carmen del Pilar, Sr. María Fabiola Velásquez, Sr. Catherine de la Presentación, Secretaria General, Sr. Marie Bernard du Rosaire, Ecónoma General y Hermana Inés Mercedes, Superiora General.

En la nueva organización querida por la Hermana Inés Mercedes, fue necesario tener en cuenta varios aspectos:

La Hna. Inés Mercedes estaba casi al final de su tercer mandato, que debía terminar a finales de julio, principios de agosto. Este Capítulo, que debía elegir una nueva Superiora General, ya estaba en proceso de preparación, a nivel de toda la Congregación.

Por lo tanto, durante el año, deberían haberse realizado dos viajes importantes de un buen número de hermanas de los países en los que estábamos presentes. Reflexionando en Consejo, se nos ocurrió escribir al Presidente del Dicasterio de la Congregación de Religiosos para explicarle nuestra situación y preguntarle si podríamos tener una prórroga de tres meses del mandato de Hna. Inés Mercedes, lo que nos permitiría tener el capítulo para la elección de la nueva Superiora General hacia el 20 de octubre y continuar con el nuevo equipo de gobierno, los preparativos para la Beatificación.

La respuesta de la Congregación de Religiosos fue muy rápida y nos alegró mucho saber que Hna. Inés Mercedes podía continuar con nosotros sin problemas. Entonces vimos que era mejor cambiar el lugar del Capítulo, que estaba planeado en la Casa Madre de Tours, a Roma.

Como no había suficiente espacio en la Casa Generalicia de Roma para el Capítulo y para las personas que participarían en la Beatificación, empezamos a buscar un lugar más adecuado en Roma o en sus alrededores. Después de varias búsquedas encontramos una muy buena casa dirigida por hermanas españolas, no lejos de Roma en donde desde el principio hasta el final, nos sentimos "en casa".

Tan pronto como fue posible, establecimos una comunicación muy rica con toda la Congregación y especialmente con los Provinciales y Viceprovinciales para hacerles saber todo lo que estábamos viviendo a nivel del Gobierno General. Las reacciones a las circulares enviadas por Hna. Inés Mercedes establecieron un nuevo diálogo que nos permitió forjar nuevos vínculos sobre el futuro que debíamos preparar juntas, y abordar algunos puntos preocupantes que debían ser resueltos conjuntamente con la ayuda de otros.

Así, se nos ocurrió la idea de una "Comisión para la preparación de la Beatificación", compuesta por hermanas de diferentes nacionalidades, familiarizadas con la participación a nivel nacional, continental o intercontinental en la preparación de diversos acontecimientos, y que se encargarían de buscar otros colaboradores para esta tarea.

Nos pareció muy importante que las dos hermanas elegidas para ser responsables de esta "comisión de preparación de la Beatificación" vinieran a la Casa Generalicia para una mayor eficacia. De esta manera estarían en contacto con algunas organizaciones importantes, así como con el Maestro de la Orden que era entonces Fr. Timothy Radcliffe, ya que el 20 de noviembre, al mismo tiempo que Marie Poussepin, el Padre Hyacinthe Marie Cormier, antiguo Maestro de la Orden y la Hermana Inés de Jesús Galand de Langeac, monja de la Orden Dominicana, serían beatificados.

Después de haber elegido juntas la fecha del 22 de octubre para celebrar el Capítulo General en Monte Cucco, en las afueras de Roma, pedimos a Monseñor Pierre Claverie op, obispo de Orán (Argelia), que predicara el retiro de 3 días que precedería al Capítulo.

Fue poniendo mi confianza en el Señor que acepté esta elección y que empecé a escribir una nueva página de nuestra historia siguiendo a Marie Poussepin, con los miembros del gobierno: Hermana María Magdalena Herrera, Hermana Carmen Leonor Cortés, Hermana Marina Mejía Toro, Soeur Solange Colliaut, Hermana María de Los Ángeles Grau, Hermana Cecilia Remolina Vargas, Sr. Catherine de la Pésentation, Secretaria General y Soeur Marie Bernard du Rosaire, Ecónoma General.

COMPARTIENDO UNA EXPERIENCIA INOLVIDABLE: LA CELEBRACIÓN DE LA BEATIFICACIÓN DE MARIE POUSSEPIN

Es llena de una emoción muy profunda, que estoy dispuesta hoy a compartir con ustedes una página inolvidable de mi historia personal, que considero un "privilegio excepcional" en mi vida: participar personalmente en la celebración de la Beatificación de Marie Poussepin, como Superiora General de la Congregación, fundada hace 324 años.

Como dije al principio de este testimonio, como estudiante de las Hermanas Dominicas de la Presentación en Medellín, desde muy joven empecé a conocer a nuestra fundadora y a rezar por su canonización. Nunca en mi vida podría haber imaginado que estaría presente en esta magnífica ceremonia que me ha marcado profundamente para el resto de mi vida. ¡Gracias, Señor, por tu amor misericordioso hacia mí!

El 20 de noviembre de 1994, solemnidad de Cristo Rey del Universo, una gran asamblea llenó la Basílica de San Pedro; muchos religiosos y religiosas de las Órdenes y Congregaciones a las que pertenecían los nuevos beatos, así como amigos y familiares de diferentes países del mundo, vinieron a rendir homenaje a las 5 personas beatificadas.

Como pueden imaginar, estaba junto a Hna. Inés Mercedes, en un lugar muy especial, frente al altar central donde el Papa Juan Pablo II presidía la celebración.

Al comienzo de la celebración, el Cardenal Camillo Ruini, Vicario del Papa para la Diócesis de Roma, postuló la Beatificación, también en nombre del Arzobispo de Tours y de los Obispos de las otras Diócesis de las que procedían los otros "beatos", que fueron acompañados por los Postuladores de las respectivas Causas.

Los concelebrantes fueron unos treintena, entre ellos el Secretario de la Conferencia Episcopal Colombiana, Mons. Jorge Enrique Jiménez Carvajal, Obispo de Zipaquirá, Fray Timothy Radcliffe, Maestro General de los Dominicos, el Hermano General de los Frailes Menores, el Rector de la Universidad de Santo Tomás de Roma (el Angelicum) y el Padre Dominico Checo, Jiri Vesely, que se había beneficiado de la milagrosa intervención del Padre Cormier.

El Papa Juan Pablo II escuchó una breve biografía de los 5 recién beatificados, y luego leyó la fórmula de la Beatificación... en ese momento se descubrieron los tapices colgados en el balcón de la Basílica, que representan los rostros de los nuevos beatos.

La primera lectura fue dada en italiano por Antonio Granzotto, sobrino del beato Claudio, y la segunda en español por Sor Inés Serrano de nuestra Congregación. El Evangelio fue proclamado en francés por el dominico Jean-Nicolas Porret. Las intercesiones se hicieron en portugués, inglés, checo, español y francés. El Papa pronunció la homilía en italiano y francés y refiriéndose a Marie Poussepin dijo:

"A la obra de la inteligencia creyente hay que añadir el testimonio del amor en acción, de la caridad que nunca pasará y que permanecerá en el "reino eterno" anunciado por el profeta Daniel (Dn 7, 14). De esta caridad activa, Marie Poussepin fue apasionada desde su infancia y estaba anhelante por ponerse al servicio de los más necesitados en la Tercera Orden Dominicana de Dourdan, su ciudad natal. Sabía, de hecho, cómo reconocer la presencia viva del Señor del universo en la persona de los más pequeños. Servir a los pobres es ya vivir la bienaventuranza del Reino. Marie Poussepin quiso hacer de toda su vida una ofrenda amorosa, como se muestra en el texto de los Reglamentos que dio a las Hermanas Dominicas de la Caridad de la Presentación de la Virgen, fundadas por ella en Sainville. Junto con sus compañeras, religiosas apostólicas, decidió trabajar "por el bien de la parroquia, para instruir a la juventud y servir a los pobres enfermos...” El fuego de amor que Cristo encendió en la tierra estaría condenado a apagarse si las familias no se preocupaban de mantenerlo vivo. En este año especialmente dedicado a ellas, Marie Poussepin entrega un mensaje de alegría y esperanza: nacida en una familia que la llevó y la apoyó, se propone ahora a nuestra veneración como una de nuestras hermanas en humanidad, una humilde y generosa hija de Dios, capaz de comprender los problemas que una familia encuentra y también de mostrar en qué dirección buscar la solución: en el amor que brota del Corazón de Cristo, Rey del universo.»

CALENDARIO DE CELEBRACIONES EN FRANCIA

26 de noviembre, Dourdan 15h          
- Viajes organizados...
- Conferencia: Sr. Billard
- Eucaristía presidida por Monseñor Herbulot, Obispo de Évry Corbeil-Essonnes. Iglesia parroquial de Dourdan
 
27 de noviembre, Tours 11h:30h           
- Eucaristía presidida por Monseñor Jean Honoré. Arzobispo de Tours. Catedral de Tours
- Homenaje a Marie Poussepin en el Centro Internacional Vinci de Tours
 
28 de noviembre Tours 11h:30h
- Eucaristía presidida por el P. Lintanf op. Provincial de Lyon. Capilla de la Grande Bretèche
- Jornada de Puertas abiertas 15h   
       
29 de noviembre
Sainville
- Peregrinación          
Janville  
- Celebración de la Palabra en la iglesia parroquial 18h
Chartres 
- Eucaristía presidida por Monseñor Perrier, Obispo de Chartres 19h                        
                                                                                                                                                                              
30 de noviembre Tours 11h:30h     
- Eucaristía presidida por el Padre Preteseille. Chapelle de la Bretèche - Coloquio "Marie Poussepin y su tiempo" Salle del Ayuntamiento de Tours 14h30      
                                                                                        

Imposible concluir este compartir ya que, como cada una de nosotras, renuevo muy sincera y libremente mi compromiso en la dinámica de un amor sin reservas por los caminos de la vida, como la "Hija de Marie Poussepin" que soy desde hace 57 años, desde el día en que hice mi primera profesión en la Casa Madre, "para vivir y morir en el ejercicio de la caridad".

Con gran insistencia, durante este "Año de Acción de Gracias" por la Beatificación de Marie Poussepin, pedí al Señor que pudiéramos reafirmar el ardor de la caridad en nuestra Congregación hoy, que supiéramos beber de nuevo en la fuente del carisma y que nos revitalizáramos profundamente en el espíritu de los orígenes.