Vuelve, Marie Poussepin, vuelve

on 08 Nov, 2020
Visto: 1787

Manizales (Colombia), 08/11/2020, Hna. Carmen Rosario Medina Alvarado.- Vuelve, Marie Poussepin, vuelve.

I
Vuelve Marie Poussepin, a caminar por los campos de la Beauce,
vuelve a transitar los parajes, que la Santísima Trinidad te mostró,
vuelve con tu apertura a la Gracia, para acoger las sugerencias de Dios,
vuelve mujer de alabanza con tu intuición primera, y haznos vibrar de emoción,
al acertar los nuevos senderos, que debe recorrer la Congregación.

II
Vuelve Marie Poussepin, con la sabiduría divina que en ti siempre habitó,
vuelve y orienta a tus hijas, en este camino de reestructuración,
vuelve con tu sapiencia infinita, de enfermera y maestra Presentación,
vuelve madre a inspirarnos, como tejer historia según el Proyecto de Dios,
acogiendo al pobre que hoy sufre, enfermedad, hambre, injusticia y opresión.

III
Vuelve Marie Poussepin, a visitar con tus hermanas otros campos de misión,
vuelve y ayúdanos a mirar con ojos de misericordia, esta nueva situación,
vuelve con gestos caritativos, y oriéntanos como responder a los desafíos de hoy,
vuelve y anima nuestro espíritu misionero, para estar en salida y con prudencia,
abrir surcos, romper cadenas, curar heridas… y mantener viva la esperanza.

IV
Vuelve Marie Poussepin, con tu actitud humilde, orante y reverente,
vuelve para que juntas glorifiquemos al creador de manera permanente,
vuelve mujer de Dios, y fortalécenos en la fe y la confianza en el Señor,
vuelve en este tiempo favorable, y refuerza nuestros lazos de comunión,
para hacer visible la Espiritualidad Dominicana, conviviendo en estrecha relación.

V
Vuelve Marie Poussepin, con acciones nuevas de compasión y redención,
vuelve con tu poder sanador, con el que Dios y la Iglesia te enalteció,
vuelve elegida del amor, a aliviar las dolencias de cuerpo, mente y corazón,
vuelve servidora del Señor, y condúcenos a extender el Reino de Cristo Redentor,
predicando en toda nación, que Jesús es el Dios liberador y nuestro único Señor.

VI
Vuelve Marie Poussepin a recorrer campos y ciudades en territorio americano,
vuelve con la sabiduría humana y Divina, que te dispensó el Dios cercano,
vuelve Apóstol Social de la Caridad, a esparcir la semilla que en Sainville floreció,
vuelve con tu actitud orante, mujer audaz, persistente y emprendedora,
y explicítanos como responder, según el designio de Dios en esta hora.

 VII
Vuelve Marie Poussepin, al continente europeo con tu original intuición,
vuelve a insistirnos, que testimoniar a Jesucristo es nuestra principal misión,
vuelve con tus consejos prácticos de madre, hermana, maestra y enfermera,
vuelve mujer de tierna mirada, con tu particular perspicacia,
y llévanos a pregonar con audacia, el mensaje de Jesús en este tiempo de gracia.

VIII
Vuelve Marie Poussepin, a sembrar la semilla del amor en pueblo Africano
vuelve y enseña a tus hermanas, a comprender el lenguaje del Dios hermano,
vuelve guardiana de la inocencia, y lleva a la niñez y juventud a vivir sin carencia,
vuelve obrera de la Providencia y condúcenos a vivir el Carisma en coherencia,
y a revelar que la Palabra de Dios, acogida en comunidad, se vive a conciencia.

IX
Vuelve Marie Poussepon, con tu dinamismo y ardiente caridad a Asia y Oceanía,
vuelve como el buen samaritano, a aliviar el dolor de tus hermanos, en compañía,
vuelve con tu fe inquebrantable, y anímanos en el hoy a dar nueva respuesta,
vuelve y refuerza nuestra fidelidad al Carisma como hermanas de la Presentación,
viviendo como María el proyecto de Dios, asumidos en nuestra consagración.

X
Vuelve Marie Poussepin, a iluminar la noche oscura del miedo y del temor,
vuelve con la luz expectante, que recibiste de Jesucristo el Salvador,
vuelve promotora de acción social, con caridad desbordada y perseverante,
vuelve y ayúdanos a trascender fronteras, con creatividad y audacia edificante,
en este tiempo de pandemia, que exige de nosotras renuncia constante.

Xl
Vuelve Marie Poussepin, con la savia fresca, que lleva a trascender fronteras,
vuelve a ratificar el buen uso de los medios de comunicación en esta era,
vuelve a enviar a tus hijas, con la fuerza del Espíritu, a derribar muros y barreras,
vuelve con destacado acento, a incitar en cada hermana de la Presentación
que la extensión del Reino se realiza con pasión, perseverancia y sin exclusión.

XlI
Vuelve Marie Poussepin, a cada estructura con revelada inspiración,
vuelve servidora del amor, con toque suave y delicado a guiar la Congregación,
vuelve madre amada, con sabiduría divina, a unificar criterios de vida y misión,
vuelve y peregrina con tus hijas, en este tiempo de reestructuración,
con renovada imaginación e innovación, las nuevas rutas que presente el Señor.

Vuelve, Marie Poussepin, vuelve.