TESTIMONIOS: Hna. Philomina Vengachottil

on 05 Sep, 2020
Nagpur (India), 05/09/2020, Hna. Philomina Vengachottil.- 

Mis recuerdos más preciados... 

El año 1994 marcó un gran hito, un impulso en la vida de la Congregación y en cada hermana de la Caridad Dominica de la Presentación. ¡Un año de gracia, lleno de gratitud! Marie Poussepin fue elevada entre los bienaventurados del cielo. Ese año fue un verdadero regalo de Dios para mí, ya que me pidieron que fuera a nuestra Casa Madre en Francia para asistir al CEMP (Centro de Estudios Marie Poussepin) junto con Hna. Selina Parakadath. Un año privilegiado para ambas. 

¡Qué maravilloso regalo de la Bienaventurada Marie Poussepin! No puedo expresar con palabras mi alegría de participar en la celebración de la Beatificación en Roma. ¡Un regalo muy especial! El día tan esperado... el día en que la Iglesia proclamó públicamente la santidad de Marie Poussepin. 

Hna. Philomina VengachottilHna. Philomina VengachottilPermítanme compartir una pequeña anécdota que tuvo lugar durante la Beatificación. El 20 de noviembre de 1994, la Plaza de San Pedro y sus alrededores se llenaron de fieles que participaban en la ceremonia de Beatificación de cinco personas santos y Marie Poussepin fue una de ellas. Marie Poussepin estaba siendo reconocida por la Iglesia Universal por su santidad, un paso más hacia su canonización. El Papa Juan Pablo II, durante la ceremonia de Beatificación proclamó que Marie Poussepin era beatificada con el título de "Marie Poussepin, Apóstol Social de la Caridad". Ese día fue apreciada y honrada por su caridad. Cuando escuchamos las palabras del Papa, nuestros corazones se llenaron de alegría.

Hna. Marie Ascension, que fue nuestra antigua superiora provincial, cuando formamos parte de la provincia de Estados Unidos (después consejera general) e instrumento para la fundación en la India, que ahora está en el cielo, estaba de pie a mi lado. Lloró en voz alta con alegría y gratitud ilimitadas. Lágrimas de alegría caían de sus ojos azules y yo también lloré con un profundo sentido de gozo. Me di cuenta de lo mucho que amaba a Marie Poussepin y de lo mucho que anhelaba escuchar las palabras de nuestro Santo Padre Juan Pablo II proclamando que era beatificada. ¡Una inspiración para todos nosotros para amar a Marie Poussepin con admiración y amor!

Marie Poussepin creció en el amor por la intervención del Señor en su vida. Su amor por Dios y por sus hermanos y hermanas se desbordó sin fronteras a través de sus obras de caridad en Sainville y en los lugares vecinos. Siempre confió en la Providencia de Dios y su amor era sólo para Él y su pueblo. Su vida es una luz para mi camino y su amor es una fuente de vida para mí.

"Todo lo que tenemos es muy poco, pero si lo ofrecemos en las manos de Jesús, se convierte en superabundancia", dijo su Eminencia el Cardenal Oswald Gracias en una de sus homilías durante este tiempo de Covid-19. Estas palabras del Cardenal son muy aptas para hablar de la vida de Marie Poussepin. Marie Poussepin ofreció su pequeñez en todo en las manos de Jesús y Él lo transformó en superabundancia. Con la ayuda de Jesús, transformó el pobre pueblo ignorante de Sainville. Da lo poco que tienes a Jesús, confía en el poder de sus palabras y acciones y Él hará que todo sea en abundancia; conocía muy bien este secreto y lo experimentó en su vida. La beatificación de Marie Poussepin me da todavía mucha alegría y gratitud y guardo los dulces recuerdos de ese día. Sigo dando gracias a Dios por ese gran regalo.

Estoy muy segura de que sigue intercediendo por nosotras, sus hijas, para que tengamos el mismo amor y caridad y sirvamos a los necesitados, yendo más allá de las fronteras sin reservas. Bebamos de su audacia y fe en el anuncio de Jesucristo viviendo su carisma día a día... Bienaventurada Marie Poussepin, ruega por nosotros.