Mi intercesora para siempre. Bienaventurada Marie Poussepin

on 13 Nov, 2020
Visto: 1574

Hogar Marie Poussepin, Bangalore (India), 11/13/2020, Steffi Sylvester.- Hace exactamente ocho años que vine por primera vez al Hogar Marie Poussepin, para pedir la admisión en la casa. No sabía mucho sobre las dominicas y su forma de vida. Todo lo que quería era un lugar para quedarme, un lugar que yo llamara hogar. En dos meses, como una página en blanco que no conocía a las dominicas, progresé para aprender un poco. La historia y la vida de la Bienaventurada Marie Poussepin era aún desconocidas; todo lo que podía ver en mi vida diaria era su imagen en el vitral de la capilla que reflejaba dos caras diferentes de ella. Cuando la ves desde el interior de la capilla, siempre está muy tranquila y serena. Por otro lado, cuando la ves desde detrás de la capilla, tiene una mirada muy protectora. (Una amiga y yo nos asustamos por su mirada en ese vitral cuando intentamos mirar el jardín desde la parte de atrás de la capilla). Desde ese día, siempre le digo a Marie Poussepin: "Dios mío, tu mirada nos ha asustado", pero durante mi estancia allí, Marie Poussepin se convirtió en mi intercesora y una de mis inspiraciones.

Esto es lo que pienso de ella personalmente y lo que admiro en ella. El mundo entero está tratando de avanzar hacia una era en la que se está hablando mucho sobre el empoderamiento de las mujeres, los derechos de las mujeres, el feminismo, etc. La Bienaventurada Marie Poussepin, en esa época siempre defendió estos valores; su práctica comenzó en casa y realmente protegió a su familia y en última instancia a las niñas y mujeres de su sociedad; se preocupó por los pobres; optó por ser caritativa. Su personalidad atrevida es algo digno de admiración. La personalidad de una persona se evalúa frecuentemente desde y según diferentes aspectos y parámetros. Es un ejemplo perfecto; confió en Dios; se entregó a Él; esperó en Él por encima de todo; confió en la intercesión de María durante toda su vida y eligió a Santo Domingo como su modelo. Se mantuvo en sus valores de obediencia y caridad. Esto da una imagen completa de ella.

Cuando leí su libro, pude sentir realmente la inspiración que viene de ella; no se puede optar por ser caritativo, fiel y obediente en todo momento; es un gran desafío, pero no hace daño dar pequeños pasos y eso es lo que intento hacer. 

¿Qué estoy imitando de Marie Poussepin?
Tanto ella como Santo Domingo amaban a la Madre María, también yo la amo; llevar una cruz es una forma de vida cristiana; Marie Poussepin llevó diferentes cruces a lo largo de su vida; cuando se me presentan luchas, a veces tengo la impresión de que es la cruz que debo llevar. Entonces, no siente dolor cuando ha comprendido literalmente el objetivo. Ser caritativo era su rasgo de carácter, su núcleo. Trato de hacer lo mejor posible. Amaba y vivía para su familia; es un buen ejemplo de una hermana mayor cariñosa y cuidadosa y una hija cariñosa y responsable con sus padres. Para mí, esto es un vínculo muy estrecho.

Desde hace ocho años, cada vez que oro, he pedido su intercesión; cada vez que rezo las letanías, la incluyo en la lista (Bienaventurada Marie Poussepin - Ruega por nosotros). Tantas veces la gente me ha preguntado por quién rezaba, y poder hablar de ella me ha hecho feliz.

Cada vez que digo su oración ella afirma mi fe y me recuerda los valores que debo mantener más cerca de mi corazón que cualquier otra cosa. Estoy muy segura de su intercesión por mí y siempre seré su hija. Pero ahora haré que los santos luchen por mí porque amo a muchos de ellos, sin su intercesión me siento coja. ¡Rezo para que la bienaventurada Marie Poussepin se una pronto al Ejército de los Santos!